La UE aguanta el pulso de Putin con el gas ruso y asegura que está preparada para todo

·2 min de lectura
Foto de archivo de Ursula von der Leyen y Vladimir Putin. (Photo: ALEXEY NIKOLSKY via Getty Images)
Foto de archivo de Ursula von der Leyen y Vladimir Putin. (Photo: ALEXEY NIKOLSKY via Getty Images)

Foto de archivo de Ursula von der Leyen y Vladimir Putin. (Photo: ALEXEY NIKOLSKY via Getty Images)

La Unión Europea aguanta el pulso del Gobierno de Vladimir Putin con el gas ruso y asegura que, pese a que el Kremlin debe “respetar” los acuerdos alcanzados, advierten de que Bruselas está preparada para todo.

El comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, ha hablado este sábado sobre el corte de gas que Rusia ha puesto en el Nord Stream 1, alegando una “fuga” de aceite.

Bruselas espera que Rusia “respete” los contratos para la venta de gas natural tras el anuncio de este viernes del corte indefinido del gasoducto Nord Stream 1, pero ha argumentado que la UE “está lista” para cualquier eventualidad.

“Esperamos que (el presidente ruso, Vladimir) Putin respete los contratos de Rusia, pero, incluso si no lo hace, la UE está lista”, ha afirmado Gentiloni desde la localidad de Cernobbio, en el norte de Italia, donde se celebra este fin de semana a el Foro Ambrosetti.

En cuanto a las perspectivas económicas, el comisario de Economía de la UE ha indicado que “es muy difícil hacer predicciones”. “2023 puede ser un año más difícil desde una perspectiva de crecimiento. Sin embargo, es igualmente posible que en 2023 comience a disminuir la inflación”, ha apuntado.

“No sabemos cómo evolucionará la crisis. Venimos de la covid y la UE ha logrado una hazaña de solidaridad. Luego ha venido la invasión de Ucrania”, ha recordado.

Gentiloni ha justificado que el principal riesgo es que “las profecías de inflación y recesión se hagan realidad” y que provoque “efectos negativos también para las empresas”. “Por eso no debemos perder la brújula del crecimiento, de Europa, de la transición”, ha planteado.

Además, ha defendido la propuesta de imponer un tope al precio del gas que ha planteado la Comisión Europea. “El muro de divisiones entre los distintos países empieza a mostrar brechas y por tanto la propuesta de la Comisión (...) por fin puede tener espacio para avanzar”, lo cual “sería realmente un gran avance”, ha argumentado.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR