La UE acuerda preparar nuevas sanciones económicas contra Rusia

·4 min de lectura
European Union foreign policy chief Josep Borrell speaks during a press conference, Wednesday, Sept. 21, 2022, at United Nations headquarters. (AP Photo/Julia Nikhinson) (Photo: via Associated Press)
European Union foreign policy chief Josep Borrell speaks during a press conference, Wednesday, Sept. 21, 2022, at United Nations headquarters. (AP Photo/Julia Nikhinson) (Photo: via Associated Press)

European Union foreign policy chief Josep Borrell speaks during a press conference, Wednesday, Sept. 21, 2022, at United Nations headquarters. (AP Photo/Julia Nikhinson) (Photo: via Associated Press)

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea, reunidos de urgencia en Nueva York donde asisten a la Asamblea General de la ONU, acordaron esta noche preparar nuevas sanciones contra Rusia, que se concretarán tan pronto como sea posible, según anunció el jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell.

“Está claro que Putin está tratando de destruir Ucrania, está tratando de destruir todo el país por distintos medios”, señaló Borrell en una rueda de prensa al término del encuentro. Según adelantó, este nuevo paquete de sanciones afectará a nuevos sectores de la economía rusa, incluido el tecnológico, e incluirá a nuevos individuos, pero aún no se ha cerrado.

El diplomático español consideró que los últimos movimientos de Moscú buscan minar el apoyo que Ucrania está recibiendo de sus aliados y amenazan la paz y la seguridad internacional “a una escala sin precedentes”.

“Pero esto no va a romper nuestra unidad para respaldar a Ucrania ni nuestro amplio apoyo a la capacidad de Ucrania para defender su integridad territorial y soberanía el tiempo que haga falta”, insistió.

Sobre las nuevas sanciones, Borrell explicó que lo que hoy se cerró fue un acuerdo político, dado el carácter informal de la reunión, y que serán necesarias decisiones formales para concretarlas y hacerlas efectivas.

Los ministros de Exteriores de la UE, además, se comprometieron a seguir facilitando armamento a Kiev durante el tiempo que haga falta. El acuerdo llega después de que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pidiese en su discurso ante la ONU más apoyo militar, en especial armas de largo alcance y defensas aéreas, para seguir liberando su país de una “guerra ilegal” que ha provocado “turbulencias catastróficas” en todo el mundo.

Además del refuerzo militar, el líder ucraniano ha demandado a los países aliados mayor apoyo financiero para ayudar a la población y para que Ucrania pueda mantener la estabilidad interna. Sobre esto, Zelenski ha exigido que las sanciones económicas que ya se aplican contra Rusia sean más duras.

En la declaración aprobada, también se condenan los planes para organizar referendos de anexión a Rusia en zonas ocupadas de Ucrania y dejaron claro que nunca reconocerán sus resultados. “La UE se mantiene firme en su apoyo a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania, y exige que Rusia retire de forma inmediata, completa e incondicional todas sus tropas y equipamiento militar de todo el territorio de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas”, concluye el documento.

Petición a China

Josep Borrell se ha reunido también con el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, con quien ha compartido las expectativas de Europa para que China utilice su influencia sobre Rusia para poner fin a la guerra en Ucrania.

En un encuentro, al margen de la Asamblea General de la ONU, Borrell y Wang han hablado sobre los “efectos desestabilizadores” a nivel mundial de la guerra de Rusia contra Ucrania, así como los efectos en materia de Derechos Humanos.

Con todo, Borrell ha planteado la “situación precaria” que se viene en torno a la central nuclear de Zaporiyia, subrayando a Wang que un accidente nuclear “podría producirse en cualquier momento”, a la vez que ha subrayado la importancia de debatir “con carácter prioritario” la forma de evitar una crisis nuclear.

Vladimir Putin, en un discurso a la nación, ha anunciado una movilización parcial, que afectará a 300.000 reservistas, todos hombres, para incorporarse al frente, ante la situación crítica que sufre el ejército ruso en Ucrania. El mandatario también amenazó con el arsenal nuclear de su país para contrarrestar la contraofensiva de Kiev.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...