Ucrania | Zelenski acusa a Rusia de 400 crímenes de guerra durante la ocupación de Jersón

La fuerzas ucranianas aseguran que las tropas rusas en retirada destruyeron instalaciones de infraestructura clave de la ciudad, dejando una grave situación humanitaria con falta de agua, medicamentos e incluso hornos en las panaderías de la ciudad.

La tarea prioritaria para Ucrania es enviar ayuda urgente para salvar la situación.

El presidente ucraniano Volodímir Zelenski presentó un provisional memorial de daños: "Los investigadores ya han documentado más de cuatrocientos crímenes de guerra rusos y han encontrado los cuerpos de civiles y soldados. En la región de Jersón, el ejército ruso dejó atrás las mismas atrocidades que en otras regiones de nuestro país, donde pudo entrar. Encontraremos y llevaremos ante la justicia a todos los asesinos. Que no quepa duda".

Mientras los habitantes de Jersón han seguido saliendo a la calle el fin de semana en una explosión de alegría o0ndeando banderas ucranianas ocultas desde febrero. Junto a las muestras de agradecimiento a los soldados ucranianos tras la liberación de la ciudad algunos de los vecinos contaron cómo había sido la vida con la presencia de soldados rusos los últimos ocho meses.

"Bajo la ocupación rusa todo fue bastante horrible. Nunca sabías qué esperar. Un día se comportaban con relativa normalidad y al día siguiente detenían a la gente. Los hay que desaparecieron para siempre".

"Saquearon todos los pisos, destruyeron las puertas, se instalaron en nuestras casas. Se llevaron todos los aparatos electrónicos. Son unos ladrones."

Pero mientras los vecinos mostraban su alivio por la retirada de Rusia de la capital, todavía las fuerzas de Moscú controlan alrededor del 70% de la región de Jersón.