Ucrania: La UE promete 18.000 millones de euros a Ucrania en préstamos en condiciones favorables

En un intento de ayudar a Ucrania a cubrir el creciente déficit en su presupuesto público, la Comisión Europea ha presentado un nuevo paquete de 18.000 millones de euros de ayuda financiera que se desembolsará a lo largo de 2023. La dotación busca que la llegada de dinero sea más predecible y fiable, después de que la UE no haya podido entregar los 9.000 millones de euros previstos para 2022.

Ese primer paquete, anunciado en mayo, sigue atascado en las negociaciones entre los Estados miembros, a pesar de las reiteradas peticiones de Kiev, incluidas las del propio presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Hasta ahora, sólo se han enviado 3.000 millones de euros a Kiev, con otros 2.500 millones previstos para finales de mes y otros 500 millones previstos para el mes que viene. Los 3.000 millones restantes, sin embargo, parecen haber quedado en un limbo, sin resolución a la vista. Como el bloque nunca firmó ese último tramo, no está legalmente obligado a liberarlo.

"Obviamente, sería mucho mejor poder desembolsar todo el paquete", ha asegurado el miércoles por la tarde a Euronews el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis. "Pero sabemos que para financiar este programa excepcional de ayuda macrofinanciera para este año, necesitamos garantías adicionales de los Estados miembros. Hubo discusiones entre los Estados miembros, que no llegaron a las conclusiones definitivas sobre el importe total", ha explicado el político.

Bruselas pretende ahora dejar atrás el fiasco de este año y centrarse en el nuevo paquete de 18.000 millones de euros para 2023, que supondrá 1.500 millones de euros al mes para ayudar a Ucrania a cubrir su déficit presupuestario.

Lo más importante es que la Comisión pedirá a los dos colegisladores -el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE- que aprueben la dotación en su conjunto, lo que creará la obligación legal de desembolsar los 18.000 millones de euros.

Se espera un primer pago a finales de enero y posteriormente se harán desembolsos trimestrales. Los fondos de la UE se utilizarán para mantener los servicios públicos básicos y reparar las infraestructuras críticas. Para desbloquear el dinero, se pedirá a Ucrania que lleve a cabo reformas relacionadas con el Estado de Derecho, la lucha contra la corrupción y el fraude. Zelenski ha agradecido la propuesta. "Esto demuestra la verdadera solidaridad de la UE. Juntos resistimos la agresión de Rusia, juntos reconstruiremos Ucrania, juntos estaremos en la UE", ha tuiteado el presidente Zelenski.

Nuevos préstamos de la UE

La ayuda exterior es cada vez más urgente para Ucrania, ya que las fuerzas rusas siguen atacando objetivos civiles y sistemas de energía, dejando las ciudades a oscuras y haciendo la vida cotidiana insoportable para los residentes. El Fondo Monetario Internacional (FMI) había calculado anteriormente que Kiev necesitaba entre 3.000 y 4.000 millones de euros al mes para mantener la economía nacional en funcionamiento. Sin embargo, el déficit presupuestario podría aumentar si la guerra empeora.

Estados Unidos se ha comprometido a aportar 1.500 millones de dólares al mes, igualando la contribución de la UE. Pero se necesitará más dinero para alcanzar los 4.000 millones de euros mensuales. "Estamos en coordinación con otros donantes internacionales, los países del G7, las instituciones financieras internacionales, como el FMI y el Banco Mundial, para que juntos podamos cubrir toda la necesidad de financiación", ha asegurado Dombrovskis a Euronews.

La Comisión recaudará los 18.000 millones de euros en los mercados internacionales de capitales, utilizando el espacio extra del presupuesto de la UE como garantía para los inversores, tal y como hizo para crear el fondo de recuperación del COVID de 750.000 millones de euros. Los préstamos a largo plazo serán muy favorables, con un vencimiento de 35 años. Ucrania deberá efectuar el primer reembolso en 2033, tras la expiración de un periodo de gracia de 10 años. Los tipos de interés serán cubiertos por los países de la UE, lo que aliviará la carga financiera de Kiev.

En total, el nuevo préstamo supondrá un coste adicional de 630 millones de euros para la UE cada año, según la estimación más conservadora de la Comisión Europea. Cualquier medida que aumente la deuda común de la UE requiere la unanimidad de los 27 Estados miembros. Esta perspectiva ya se ha encontrado con la oposición frontal de Hungría.

"Apoyamos el endeudamiento común durante la epidemia de coronavirus, pero eso ha sido más que suficiente", dijo el lunes Péter Szijjártó, ministro de Asuntos Exteriores de Hungría. Preguntado por la posición de Budapest, Dombrovskis ha apuntado que la grave situación de Ucrania hará que todos los países se sumen. "Evidentemente, se necesitarán todavía algunas discusiones con los Estados miembros, pero tenemos la esperanza de poder llegar a un resultado positivo al final del día", ha defendido Dombrovskis.

"Todo el mundo reconoce que Ucrania es un país en guerra y que necesita nuestro apoyo".