Ucrania | La normalidad reina en las calles de Kiev, lejos de la línea de frente de la guerra

·1 min de lectura

Pese a ser la capital de un país en guerra, Kiev vive en una aparente normalidad y tranquilidad, lejos de la línea de frente a unos 800 kilometros.

Los ciudadanos siguen yendo andando a sus ocupaciones habituales o al trabajo, los puestos callejeros ocupan de nuevo las aceras y los atascos de coches a las horas puntas muestran la imagen de una vida casi normal.

El metro ya no es un refugio contra los bombardeos rusos sino de nuevo un medio de transporte habitual.

De los ataques rusos a finales de febrero en Kiev quedan una serie de tanques de combate calcinados ante la catedral San Miguel que dan fé de la resistencia de los ucranianos. Y la plaza Maidan o plaza de la Independencia vuelve a lucir sus perfectos macizos de flores.

La ciudad solo se calla a las once de la noche con el toque de queda que dura hasta las cinco de la mañana.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente