Ucrania y Moldavia apuestan por impulsar un "nuevo nivel" de relaciones

Agencia EFE
·2 min de lectura

Moscú, 12 ene (EFE).- Los presidentes de Ucrania y de Moldavia, Vladímir Zelenski y Maia Sandu, apostaron hoy por impulsar "un nuevo nivel" de relaciones entre ambos países y por la implementación de estrategias conjuntas para afrontar problemas comunes.

"Hoy acordamos elevar nuestras relaciones a un nuevo nivel. Hemos dado un paso importante para establecer relaciones estratégicas, decidimos crear un formato permanente de relaciones de alto nivel, el Consejo de presidentes de Ucrania y Moldavia", dijo Sandu en una rueda de prensa tras reunirse en Kiev con Zelenski.

Según la política proeuropea, investida el pasado 24 de diciembre presidenta de Moldavia, el Consejo, anunciado en una declaración conjunta suscrita por Sandu y Zelenski este martes, permitirá a ambos países "solucionar los problemas comunes y velar por el cumplimiento de las decisiones tomadas".

Por su parte, el presidente ucraniano señaló que este mecanismo permitirá "conformar la estrategia y coordinar las acciones para solucionar las tareas de nuestra agenda bilateral", con el fin de lograr un diálogo "dinámico y efectivo".

La reunión entre ambos mandatarios es la primera a nivel de jefes de Estado de Ucrania y Moldavia en más de cinco años, y se celebró en el marco del primer viaje al exterior de la mandataria moldava tras su elección en noviembre de 2020.

Kiev y Chisinau se distanciaron después de que el antecesor de Sandu, el socialista prorruso Ígor Dodon, asumiera en 2016 la presidencia de Moldavia y afirmase que la península ucraniana de Crimea era de facto parte de Rusia.

Sandu, quien tras asumir la presidencia anunció que buscaría una política "equilibrada" y un "diálogo prágmático" con Rusia y Occidente, destacó que Moldavia y Ucrania dialogarán sobre seguridad, protección del medio ambiente, comercio bilateral, transporte internacional y energía hidráulica.

En su declaración conjunta, los dos presidentes recalcaron también las aspiraciones "europeístas" de ambas naciones y la intención de sumarse a la Unión Europea.

La presidenta moldava, que, a diferencia de Dodon, condena abiertamente la anexión ilegal rusa de Crimea y defiende la integridad territorial de Ucrania, debatió además con Zelenski "temas de seguridad, acentuando las provocaciones que amenazan a la seguridad nacional y regional".

"La estabilidad y seguridad de Moldavia y Ucrania son vitales para ambos países, por ello expresamos la disposición de apoyar la solución pacífica de los conflictos en base a la soberanía e integridad territorial de nuestros Estados", declaró.

Zelenski informó, por su parte, de que conversó con Sandu sobre la región separatista de Transnistria y la mediación ucraniana en el formato "5+2" (Moldavia, Transnistria, OSCE, Rusia y Ucrania, con Estados Unidos y la Unión Europea como observadores) y reiteró la posición invariable de Kiev respecto a este conflicto.

Tanto Transnistria, territorio que rompió los lazos con Moldavia tras un conflicto armado en 1992-1993, como Crimea y el Donbás, sobre las cuales Ucrania perdió control en 2014, son heridas abiertas para Chisinau y Kiev, que responsabilizan a Rusia de atizar estos conflictos regionales.

(c) Agencia EFE