Ucrania | Los habitantes de las zonas arrasadas por Rusia pasan la Navidad ortodoxa en la ruina

En el pueblo de Bohorodychne, en la región ucraniana de Donetsk, casi no hay viviendas. Los residentes que han quedado pasaron la Navidad ortodoxa en sus casas destruidas, con la electricidad y el agua restringidos. Entre ellos estaban los Honchar: Nina, de 91 años, y su hijo Mykola, de 58. Han permanecido en el pueblo durante los combates y la ocupación rusa.

Mykola Honchar, señala:"¿Qué son los rusos? ¿''libertadores''? ¿A quién han venido a liberar? Son estúpidos. Han bombardeado la iglesia. Les pregunté: '¿Qué están haciendo? Me preguntaron: "¿Qué? Les dije: '¿Saben qué clase de iglesia es ésta? Es un monasterio del Patriarcado de Moscú. ¿Por qué habéis destruido la iglesia? Se miraron como unos borregos".

Su madre Nina vive en su casa destruida sin ingresos. Dice que no hay pensión. Su otro hijo Vasyl y su nuera Lyubov murieron durante el bombardeo de la casa en la que vivían

Nina Honchar, apunta:"Así es como vivimos. ¿Adónde vamos? ¿Con quién? Han matado a mi hijo".

Antes del comienzo de la guerra a gran escala, cientos de personas vivían en el pueblo, mientras que ahora sólo quedan unos 10 residentes.

En medio de la ruina los Honchar este año no celebraron la Navidad. En su lugar, Mykola Honchar fue a visitar las tumbas de su hermano y de la esposa de éste. Mientras recordaba que él solo tuvo que enterrarlos, al igual que a su vecino.