Ucrania, ¿bajo la amenaza rusa?

Nuevamente la tensión entre Rusia y Ucrania aumenta de manera vertiginosa. Mientras Bruselas, Washington y la OTAN miran con preocupación una posible reactivación del conflicto bélico en el este de Ucrania si Rusia decide atacar, Moscú dice que los planes de expansión de la OTAN al querer incorporar a Ucrania y a Georgia en la alianza son una amenaza directa. Analizamos la situación en esta edición de El Debate.

Ucrania, una antigua república soviética, es uno de los países más pobres de Europa que apuesta por unirse a la OTAN y acercarse a la Unión Europea, ambas decisiones le han costado la presión militar de Rusia, país hermano con el que comparte una historia milenaria desde la fundación de la Rus de Kiev, punto de partida de los pueblos eslavos en esa zona europea.

Las regiones de Donestk y Lugansk cuentan con una alta población étnicamente rusa y son el punto donde se han dado los combates cuando comenzó la guerra en 2014. A lo largo de la frontera de estas dos regiones con Rusia es donde el Kremlin ha desplegado sus tropas. Al norte está la ciudad de Járkov, segunda ciudad de Ucrania con un poco más de 1,4 millones de habitantes y al sur Mariupol, un puerto ucraniano en el mar de Azov, también blanco de ataques e incursiones militares en el pasado.

Los nervios y la incertidumbre se incrementaron a raíz de la presentación en Estados Unidos de un informe de inteligencia en el que evidencia la aparente movilización de tropas rusas hacia la frontera con Ucrania. Rusia ha estado muy activa haciendo ejercicios militares en sus bases del sur del país cercanas al mar de Azov y a las costas del mar Negro y del Báltico.

Aproximadamente unos 175.000 soldados rusos fueron desplegados a lo largo de la frontera ruso-ucraniana, cerca de esos 145 kilómetros de largo que tiene el frente de batalla abierto desde 2014.

Se calcula que unos 100 grupos tácticos de batallón fueron desplegados para dar inicio a una incursión militar, el doble de la cantidad de batallones usados anteriormente. Miles de tanques, armamento y equipos militares fueron ubicados en esta zona. Incluso fueron dispuestos los equipos necesarios para establecer líneas de suministros desde el lado ruso hacia la línea del frente.

Solo cinco días después del encuentro en Estocolmo, Suecia, entre el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken y el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostuvo una video conferencia con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Washington no escatimó en advertencias de una posible imposición de fuertes sanciones económicas si Rusia ataca a Ucrania. Desde el Kremlin afirman que la OTAN se muestra extremadamente agresiva y con ideas expansivas al querer incorporar a Ucrania y a Georgia, una perspectiva que no le gusta a Rusia y por ello busca un "pacto de seguridad” ante ese posible escenario de expansión de la alianza atlántica.

Analizamos este tema junto a nuestros invitados:

- Pilar Bonet, analista internacional y periodista, fue corresponsal del diario El País durante los tiempos de la Unión Soviética y posteriormente en Rusia y el resto del espacio postsoviético por cerca de 30 años.

- Alberto Hutschenreuter, doctor en Relaciones Internacionales, profesor en el instituto del Servicio Exterior de la Nación y en la Universidad Abierta Interamericana.

- Y en el estudio de France 24 me acompaña Eric Tremolada, doctor en Derecho y director de la cátedra Jean Monnet de Derecho Internacional e integración de la Universidad Externado de Colombia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente