Twitter reprocha al partido de Johnson por mentir al electorado

Por Alice RITCHIE
Imagen difundida el 19 de noviembre de 2019 por la cadena ITV del debate entre el primer minsitro británico, Boris Johnson (izq), y el líder del partido Laborista, Jeremy Corbyn

Twitter acusó al partido conservador del primer ministro Boris Johnson de "engañar" a los británicos, al presentar durante un debate electoral el martes una de sus cuentas la red social como si fuera una cuenta de verificación de información.

Mientras el jefe del gobierno conservador saliente y su opositor laborista Jeremy Corbyn se enfrentaban en su primer debate televisivo desde el inicio de la campaña de las legislativas del 12 de diciembre, iniciadas para salir del callejón sin salida del Brexit, otra lucha se libra en internet.

La cuenta de Twitter del servicio de prensa de los Tories, CCHQPress, cambió de repente su nombre a "FactcheckUK".

La red social, que recientemente dejó de aceptar la publicidad política en todo el mundo, lanzó una advertencia contra el partido anunciando que tomaría medidas en caso de nuevos intentos de "engañar a la gente" durante la campaña en el Reino Unido.

La cuenta en cuestión tiene la marca azul que significa que está verificada y es una garantía de confianza.

"Twitter se compromete para que pueda celebrarse un debate sano durante la campaña electoral británica. A nivel internacional tenemos normas que prohíben conductas engañosas, incluso con cuentas certificadas", dijo un portavoz.

"Todo nuevo intento de engañar a la gente modificando información certificada, tal como se hizo durante el debate sobre las elecciones en el Reino Unido, conllevará sanciones", añadió la red social.

Este caso se produce en un contexto de sospecha británica respecto de las políticas, como lo demostró las risas de la asistencia cuando se planteó la cuestión de la confianza en el debate televisivo.

El portavoz del partido demócrata liberal Tom Brake denunció una maniobra "que salió directamente del manual de Donald Trump o de Vladimir Putin", presidentes estadounidense y ruso, respectivamente.

Los votantes saben que no pueden "creer una palabra de lo que Boris Johnson o los conservadores dicen", añadió.

- Desprecio por la verdad -

El diputado laborista David Lammy consideró que este asunto pone de relieve el "desprecio" del partido conservador y del gobierno "por la verdad".

El ministro de Asuntos Exteriores Dominic Raab respondió afirmando que se trataba de que el partido refutara, en tiempo real, las "tonterías" proferidas, según él, por Jeremy Corbyn. Quien haya visto la controvertida cuenta de Twitter "más de una fracción de segundo no puede ser engañado", afirmó en la BBC.

Desde el martes por la noche, la asociación independiente de control de la información Full Fact alertó a los usuarios.

Will Moy, director general de Full Fact, estimó el miércoles en la BBC Radio 4 que Twitter podría haber cambiado el nombre de la cuenta conservadora "a la fuerza". Pero, según él, no es la responsabilidad de la red social la que está en juego, sino la del partido que "ha elegido" hacerse pasar por una cuenta de "verificación de la información".

"No publicaban información precisa", sino "las líneas del partido", denunció, "cambiaron sus colores, cambiaron su nombre, cambiaron su logotipo por algo que no se parecía al partido conservador", precisó.

Por su parte, la comisión electoral del Reino Unido reiteró su llamado a los militantes para que actuaran de manera "responsable" y respetaran la "transparencia".

En una carta escrita antes de que surgiera este nuevo caso, que podía poner en peligro la confianza de los electores en los responsables políticos, los arzobispos de York y Canterbury había llamado el martes a los candidatos a "debatir con respeto, sin recurrir a ataques personales" y a comportarse "de manera responsable, en particular en las redes sociales".