Celia Villalobos recibe de su propia medicina en su adiós a MasterChef Celebrity

Cine 54
·5 min de lectura

Celia Villalobos ha dicho adiós a su aventura en MasterChef Celebrity 5 tras perder el duelo con la Terremoto de Alcorcón. La expolítica ha abandonado las cocinas tras un emocionante reto final contra su eterna enemiga en el programa de Televisión Española (TVE) aunque, todo sea dicho, ambas han hecho las paces antes de despedirse con un abrazo muy aplaudido en la red. Pero lo más significativo de esta entrega es que precisamente la malagueña ha tenido que despedirse después de que sus propios compañeros le hayan dejado a los pies de los caballos, haciéndole ver que la arrogancia no es una buena aliada en este concurso.

(©RTVE)
(©RTVE)

MasterChef Celebrity 5 se encuentra en la recta final y ya tiene a sus semifinalistas. La Terremoto de Alcorcón, Raquel Meroño, Josie, Florentino Fernández, Ainhoa Arteta y Nicolás Coronado son los seis aspirantes que tienen posibilidades de ganar esta atípica edición del talent culinario marcada por la crisis del coronavirus. En la otra cara de la moneda tenemos a Celia Villalobos quien, después de varias semanas demostrando su mala baba, se ha quedado a sólo dos galas de la gran final del programa de la cadena pública, pagando caro su egocentrismo ya que nadie le ha escogido en la prueba de duelos por afinidad personal y solo ha tenido una oportunidad para salvar su pellejo. Y es que, como dice el dicho, arrieros somos y en el camino nos encontraremos.

Para entender la expulsión de Celia Villalobos hay que comentar primeramente el fiasco de su equipo durante la prueba de exteriores. La malagueña ha estado acompañada de la Terremoto de Alcorcón, de Josie –quien ha recibido el delantal negro en la primera prueba-, y de Raquel Meroño que ha ejercido una capitanía doble que ha resultado un auténtico fracaso. Ahora bien ha sido en la prueba de los retos, en la que un concursante se enfrenta a otro y el perdedor elige a su siguiente rival, donde se ha palpado el poco aprecio que ha despertado la veterana aspirante entre sus compañeros de edición.

Para empezar, Florentino Fernández (el mejor en la prueba de exteriores) ha premiado a Raquel Meroño en vez de a Celia Villalobos a pesar de la buena relación que han mantenido desde el arranque del talent culinario. En este sentido, la actriz ha tenido hasta tres oportunidades de salvarse para subir al balcón de los liberados cocinando los platos del restaurante Shanghai de Barcelona que, todo sea dicho, ahora lidera Nathan (concursante de la edición de 2017).

Y es así como la auténtica protagonista, que hasta ahora se creía por encima de todos, ha recibido al fin una cura de humildad ya que sus compañeros no le han favorecido cuando más lo necesitaba. Desde luego, la cara de la exministra ha sido un poema con una sonrisa verdaderamente forzada.

Como decimos, Raquel Meroño ha sido la que ha iniciado el reto batiéndose con Josie a quien ha ganado. El experto en moda ha escogido batallar con la Terremoto de Alcorcón a la que también ha vencido consumando por tanto la jugada que la expolítica tanto se temía: quedar la última y, por lo tanto, tener solo una opción de salvarse. De esta manera se han quedado la cómica y la exministra que, eso sí, lo han dado todo protagonizando un auténtico show televisivo ya que recordemos que ambas contrincantes se han llevado como el perro y el gato durante toda la edición.

Finalmente Celia Villalobos ha perdido el envite aunque hay que decir que ha abandonado el concurso satisfecha. “Estoy contenta por mi paso, me lo he pasado muy bien y he conocido otro mundo que no es mi mundo”, ha comentado Celia Villalobos a Pepe Rodríguez después de conocer su expulsión del programa. “Tengo mucho carácter, pero no conozco ninguna mujer que haya llegado a algo en este mundo masculino, tan machista y tan difícil, que no tenga muchas narices. O le echas muchos bemoles a la vida o la vida te puede”, ha continuado.

Asimismo Celia Villalobos ha valorado, ya sola delante de las cámaras, que “para mí MasterChef ha sido un esfuerzo, un conocimiento, un avance personal. Me llevo una enorme experiencia. He conocido a gente que merecía la pena, otra que merecía menos, gente que me ha desilusionado, gente que me ha encantado...lo normal”. Unas declaraciones con las que deja caer las constantes pullas que ha recibido por parte de sus compañeros aunque la verdad es que este victimismo ha sido una de sus estrategias ya que el resto de aspirantes nunca han tenido una predisposición a no aceptar a la veterana concursante. De igual manera ha revelado que decidió concursar para “romper el prejuicio que hay sobre los políticos”.

En definitiva, Celia Villalobos es el claro ejemplo de que para ganar el concurso un aspirante no puede hacer la guerra por su cuenta ni mucho menos manifestar gala sí y gala también una soberbia, arrogancia y vanidad que nunca son buenas aliadas. El resultado ha sido que Raquel Meroño, Josie y La Terremoto se han salvado en el último cocinado de la noche mientras que la exministra, que durante 10 semanas ha sido cuidada entre algodones para que se intentara mostrar a la persona y no a la política, se ha convertido en la última expulsada del talentculinario de TVE.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©RTVE