Tus padres sin vacunar y las hermanas del rey viajan a Emiratos a vacunarse.

Carme Chaparro
·2 min de lectura
REUTERS/Dani Cardona (SPAIN ANNIVERSARY MILITARY ROYALS)
REUTERS/Dani Cardona (SPAIN ANNIVERSARY MILITARY ROYALS)

Más de ochenta años. Diabético y con dos neumonías recientes. A pesar de eso, a mi padre aún no lo han 

vacunado. Y lleva un año solo, sin ver a sus hijos ni a sus nietos, por miedo a contagiarse.

Como tantos y tantos ancianos en España. Y en el mundo.

Sin embargo, Elena y Cristina de Borbón, las hermanas del rey, han ido a Emiratos y se han vacunado allí -la exclusiva es de El Confidencial- a través de una puerta trasera.

La puerta se llama poder, dinero y ninguna vergüenza ajena.

Como siempre que algo escasea y hay necesidad, alrededor de las vacunas de la covid existe algo parecido a un mercado negro. Las farmacéuticas aseguran que sólo ofrecen dosis a las autoridades sanitarias para que las inoculen siguiendo criterios de salud. Pero en Emiratos, si eres rico, poderoso y con contactos con el régimen, te puedes vacunar. Hay un mercado que vende vacunas gracias al régimen y para enriquecimiento de los comisionistas y de otros unos pocos que las están vendiendo a precio de oro.

En el mundo ya despunta un turismo de vacunas que tiene como destino Emiratos. Agencias de viajes en el Reino Unido venden paquetes VIP a 30.000 euros por persona que incluyen las dos dosis de la vacuna y los vuelos y hoteles necesarios.

¡Ah! y que también se la han puesto por el mismo método el rey emérito Juan Carlos y Félix Sanz Roldán, el que fue director del Centro Nacional de Inteligencia, aprovechando una visita que le hizo en Navidad.

¿Qué ejemplo es ese para el resto del país? ¿Qué narices de ética? Que no eres Pepito Pérez dueño de Almacenes Pérez, eres una persona que ha ostentado un cargo público y que ocupas el tercer lugar en la línea de sucesión al trono español, que formas parte de la Familia del Rey y que no has perdido los tratamientos protocolarios ni los honores que tenías cuando el rey era tu padre.

Mientras, siguen muriendo cientos de personas en España, cada día. Decenas de miles en el mundo. Son personas que estarían vivas de haberse podido poner la vacuna.

Caiga sobre vuestras conciencias. Las de todos los que os vacunáis sin que os toque el turno de vuestro sistema de salud.

Más historias que te pueden interesar