Turquía e Israel acuerdan el restablecimiento de las relaciones diplomáticas

·3 min de lectura
© Burhan Ozbilici / Archivo / AP

Las autoridades de ambos países anunciaron que volverán a abrir sus embajadas para encauzar el diálogo bilateral de manera formal tras cuatro años de tensiones. Así se termina una etapa de mejora constante de los vínculos, algo que “expandirá los lazos económicos, comerciales y culturales y la estabilidad regional", dijo Yair Lapid. Ankara logra el objetivo de robustecer el trato con una potencia de la zona, algo que tiene encaminado con Emiratos Árabes y Arabia Saudita, pero no con Egipto.

Este miércoles 17 de agosto, los gobiernos de Turquía e Israel comunicaron que reabrirán sus respectivas embajadas tras cuatro años cerradas y marcados por tensiones entre naciones. Es el resultado definitivo de mejoras constantes para dos territorios que buscan robustecer la unidad con los líderes de la región.

Con los beneficios energéticos como punta de lanza, ambas naciones restablecerán la cooperación comercial después de que, en 2018, los turcos cortaran el vínculo luego de que fuesen asesinados 60 palestinos durante las protestas en Gaza contra la apertura de las oficinas de Estados Unidos en Jerusalén.

“Se decidió una vez más elevar el nivel de las relaciones entre los dos países al de lazos diplomáticos completos y devolver embajadores y cónsules generales”, expresó el despacho de Yair Lapid en un comunicado, luego de que este tuviera reuniones con su homólogo turco y el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Según el primer ministro israelí, esta evolución diplomática contribuirá a “profundizar los lazos entre los dos pueblos, expandir las alianzas económicas, comerciales y culturales y fortalecer la estabilidad regional”.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, dijo que culminarán el trámite a principios de septiembre y remarcó que el nombramiento de embajadores era un avance hacia la normalización con Israel.

Según Cavusoglu, la embajada estará ubicada en Tel Aviv pero aclaró que no tienen decidido el nombre propio que ocupará la oficina, algo que dirimirán pronto.

Sin embargo, el diplomático subrayó que la defensa de Turquía hacia la causa palestina se mantiene.

Como parte del proceso de recomposición de relaciones, el presidente de Israel, Isaac Herzog, viajó a Turquía en marzo pasado, dando el puntapié para intercambios cara a cara de los ministros de Exteriores.

Con el fortalecimiento diplomático con Ankara, Israel prosigue con su meta de estrechar vínculos con las potencias de la región. Dos años antes, luego de los Acuerdos de Abraham, logró normalizar los tratos con Bahrein, Emiratos Árabes y Marruecos.

En cambio, Turquía tiene un objetivo similar, pero Israel es el primero con el que consigue reinstalar las relaciones formales. Desde 2020 buscan remendar las uniones con Egipto, Emiratos Árabes y Arabia Saudita.

Por el momento, con Abu Dhabi y Riad han tenido acercamientos prometedores, pero con El Cairo la situación sigue congelada.

La tirantez entre Turquía e Israel estuvo latente siempre, pero explotó en 2010 cuando sucedió la crisis del Mavi Marmara, una delegación humanitaria que quiso romper el bloqueo en Gaza y donde nueve personas terminaron muertas a manos de las fuerzas israelíes.

Con EFE y Reuters