El turismo de playa continúa en Argentina pero se prepara para restricciones

Agencia EFE
·3 min de lectura

Buenos Aires, 9 ene (EFE).- El turismo de sol y playa sigue adelante en Argentina en pleno verano a pesar de tratarse de una atípica temporada en la que desde el lunes la mayoría de municipios de la provincia de Buenos Aires, la más concurrida, deberán encarar restricciones por el aumento de casos de coronavirus.

Este sábado, playas como las del Mar del Plata, la localidad más tradicional del estío argentino, se veían colmadas de familias y jóvenes y en muchos casos, y como se viene dando desde el comienzo del verano austral, sin respetar las medidas de distanciamiento social, uno de los principales problemas que vienen alertando las autoridades.

REDUCIR LA CIRCULACIÓN NOCTURNA

Ayer, con el fin de frenar los repuntes de covid-19, el Gobierno de Alberto Fernández emitió un decreto en el que recomendó a los gobernadores provinciales restringir la circulación nocturna si así lo requiere la situación epidemiológica.

Aunque varios distritos ya adelantaron que por el momento no impondrían medidas de ese tipo, otros como la provincia de Buenos Aires, la más poblada y con las playas más solicitadas, anunció hoy los cambios que implementará a partir del próximo lunes.

En los municipios que se encuentran en fases 3 y 4 -como es el caso de Mar del Plata y otros puntos clave como Villa Gesell, Pinamar y Necochea- se suspenderá entre las 1 y 6 horas de la madrugada toda actividad comercial, artística, deportiva, cultural, social y recreativa, salvo actividades manufactureras, agropecuarias y consideradas esenciales.

También se deberán reducir las actividades sociales, recreativas y familiares a grupos de hasta 10 personas en espacios cerrados y abiertos, se restringirá el uso de transporte de pasajeros urbano a personas que se dediquen a tareas esenciales y se reforzarán los controles para disminuir la circulación de personas en horarios nocturnos y evitar la realización de actividades no permitidas.

Desde que se conoció la posibilidad de nuevas restricciones, multitud han sido las manifestaciones públicas de representantes del rubro de la hostelería que advirtieron del impacto que podrían tener en un sector muy golpeado por los meses de cuarentena en los que estuvo el país desde marzo, y que confiaban en la temporada de verano para remontar.

LAS FIESTAS CLANDESTINAS

La preocupación del Ejecutivo de Alberto Fernández se da en un contexto de fuerte aumento de la curva de contagios en la temporada estival, algo que se atribuye a la mayor desatención de la sociedad a las medidas de distanciamiento (en la actualidad la mayor parte del país no está obligada a cumplir confinamiento), con estampas de playas llenas y fiestas clandestinas.

En los últimos cuatro días, mientras avanza la vacunación al personal de salud con la primera remesa de dosis recibida de la Sputnik-V rusa, volvieron a registrarse más de 13.000 nuevos positivos por día, algo que no se daba desde finales de octubre pasado, cuando el ritmo de contagios diarios empezó a descender -aunque contándose siempre por miles-, hasta que en diciembre volvió a cambiar la tendencia.

Es por eso que entre las medidas que también determinó la provincia bonaerense está el control de las fiestas y eventos sociales, por lo que aquellas que sobrepasen lo que permite la actual normativa serán castigadas con multas impuestas tanto a los asistentes, los organizadores y los propietarios de los inmuebles donde se realicen.

Además, el Gobierno provincial, del mismo color político que el de la Nación, activó una línea telefónica para recibir denuncias de fiestas clandestinas.

Este viernes -últimos datos disponibles- fueron confirmados 13.346 nuevos casos de coronavirus en Argentina y 151 fallecidos, por lo que el país ya acumula, desde marzo de 2020, 1.703.352 personas con la enfermedad, de las que 1.494.896 ya se han recuperado y 44.273 fallecieron.

La provincia de Buenos Aires sigue siendo la que más nuevos positivos anotó en solo 24 horas (4.937), seguida por la capital argentina (1.451), donde también se decidió que los locales comerciales, gastronómicos y culturales cierre de 1 a 6 de la mañana y no haya reuniones sociales de más de 10 personas.

(c) Agencia EFE