Sí, tu teléfono te escucha, pero no como te imaginas

Casey Bond

Todo el mundo tiene una anécdota de aquella publicidad tan específica de un producto que le apareció justo después de haber hablado de ello con el móvil cerca.

Por ejemplo, en una cena con amigos, salió el tema de las inyecciones de bótox. Es algo en lo que nunca he estado interesada y que, por tanto, nunca había buscado por internet ni había pinchado en ningún anuncio. Aun así, mirando las nuevas publicaciones de Facebook de camino a casa después de cenar, ahí estaba: un anuncio para ponerme bótox.

¿Era posible que mi móvil hubiera estado escuchando nuestra conversación?

Facebook ha asegurado que su aplicación móvil no escucha a sus usuarios para mandarles publicidad más específica, que simplemente su algoritmo es así de bueno (al parecer, ese algoritmo también piensa que mis patas de gallo requieren mi atención). Sin embargo, Facebook admitió hace poco que tuvo trabajadores encargados de escuchar y transcribir una pequeña porción de las grabaciones de audio enviadas a través de Facebook Messenger, una práctica que, según ellos, ya ha terminado.

Pero Facebook no es la única gran empresa que ha pegado la oreja. Según un tuit que ha captado la atención de muchos, se sospecha que Safari, el navegador de iPhone, también escucha a sus usuarios.

El tuitero TBlake escribió que después de mantener una conversación en broma sobre chinches, su iPhone empezó a ofrecer anuncios sobre servicios de control de chinches. La conclusión lógica que extrajo de esta historia es que Safari estaba escuchando. Como prueba de la maliciosa intención de Apple, publicó un pantallazo donde se veía que Safari no tenía...

Sigue leyendo en El HuffPost