El tsunami proclima de EEUU que deja a Trump como una nube tóxica

Laura Riestra
Imagen de archivo de Donald Trump

El 2 de junio de 2017 EEUU dio un sonoro portazo al planeta. O, para ser justos, se lo dio su presidente, Donald Trump, al retirar a su país del Acuerdo de París contra la crisis climática. El shock fue generalizado: la nación más poderosa del mundo—y segunda emisora global de gases de efecto invernadero— daba la espalda a la ciencia y abandonaba la lucha contra uno de los mayores desafíos de la humanidad en la historia reciente.

Su decisión no tendrá efecto hasta después de que Trump acabe su mandato en 2020, pero es toda una declaración de intenciones. Poco le importó la lucha generalizada emprendida por el resto de países para evitar que, a finales de siglo, la temperatura mundial supere en dos grados el nivel preindustrial (ahora mismo ya ha aumentado 1,1º).

Le importó tan poco, que pese a que su predecesor en el cargo, Barack Obama, se había propuesto reducir las emisiones de EEUU entre un 26% y 28% para 2025 respecto a los niveles de 2005, lo primero que hizo al reemplazarle fue frenar las medidas que puso en marcha para lograrlo y nombrar a Scott Pruitt jefe de la agencia medioambiental de EEUU (EPA, en sus siglas en inglés). Pruitt era un negacionista de la crisis climática —como Trump— y muy cercano a la industria petrolera. Pruitt dimitió, acorralado por las acusaciones de derroche de fondos públicos y acusaciones de favores personales, pero esa es otra historia... 

Lo relevante en lo que a la próxima COP25 en Madrid se refiere es el contexto en el que EEUU llega a la cita: con un presidente que no acudirá fruto de su postura retrógrada y radical y que envía un equipo formado por diplomáticos y funcionarios de menor rango. Según ha informado el Departamento de Estado, esta delegación participará en las negociaciones “para proteger los intereses estadounidenses y garantizar la igualdad de condiciones para las empresas estadunidenses”.

La ‘pelea’ sigue

Lo que hace Trump enviando esta delegación es cumplir con lo...

Sigue leyendo en El HuffPost