Trump viaja a un "revuelto" Reino Unido cuestionando el plan de May sobre el Brexit

Por William James y Jeff Mason
En la imagen, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, llegan a bordo del Air Force One para su primera visita oficial a Reino Unido, en el aeropuerto de Stansted, Reino Unido, el 12 de julio de 2018. REUTERS/Henry Nicholls

Por William James y Jeff Mason

LONDRES/BRUSELAS (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viaja a un "revuelto" Reino Unido el jueves horas después de plantear dudas acerca de los planes de la primera ministra Theresa May sobre el Brexit, mientras se preparan manifestaciones en todo el país por su visita.

Después de provocar una sesión crítica en una cumbre de la OTAN para forzar a sus aliados a aumentar el gasto en defensa, Trump llega al Reino Unido después de describir al más cercano aliado de Estados Unidos en Europa como en un estado de agitación por el divorcio de la Unión Europea.

May espera que el viaje de Trump ayude a forjar un futuro acuerdo de libre comercio, pero en cambio las opiniones de Trump sobre el Brexit han arrojado sombras sobre la visita.

El viaje coincide con una semana tumultuosa para May después que renunciaran dos ministros como protesta por sus planes comerciales con la UE una vez que Reino Unido abandone el bloque el próximo marzo.

El gabinete había sido favorable a la propuesta de May el viernes pasado, después de dos años de disputas desde que los británicos votaron por abandonar el bloque en un referéndum en 2016.

"Voy a un lugar bastante revuelto en este momento ¿verdad? Con un montón de renuncias", dijo Trump en una conferencia de prensa en la cumbre de la OTAN en Bruselas. "La gente votó para salirse, así que imagino que eso es lo que harán. Pero tal vez están tomando una ruta un poco diferente, por lo que no sé si eso es por lo que votaron".

Consultada por los comentarios de Trump, May dijo que "estamos cumpliendo con el voto del pueblo británico de recuperar el control de nuestro dinero, nuestras leyes y nuestras fronteras".

Durante mucho tiempo Trump ha sido partidario del Brexit y ha expresado entusiasmo por un acuerdo comercial de gran alcance con Reino Unido después del Brexit, algo anunciado por los euroescépticos como uno de los grandes beneficios de salir del bloque.

También dijo que podría hablar con el ex ministro de Exteriores Boris Johnson, quien renunció debido a los planes de May sobre el Brexit.

May está tratando de unificar a su profundamente dividido Partido Conservador en torno a sus planes para el Brexit, mientras algunos de sus propios legisladores hablan abiertamente de un desafío a su liderazgo.

En una declaración antes de la llegada de Trump, May dijo que la visita se centraría en el comercio y en fortalecer los vínculos en defensa y seguridad, señalando que "no hay una alianza más fuerte que la de nuestra relación especial con los Estados Unidos".

"Y no habrá una alianza más importante en los próximos años", añadió.

Pero a pesar de la bienvenida de May, muchos británicos se oponen a la visita de Trump. Una encuesta de YouGov el miércoles mostró que el 77 por ciento de los encuestados tenía una opinión desfavorable del presidente y sólo el 50 por ciento consideró que su visita debería seguir adelante.

Una alta valla se levantó en torno a la residencia del embajador de Estados Unidos en el centro de Londres, donde Trump pasará la noche del jueves, y la embajada envió una advertencia a los estadounidenses en Londres de que mantengan un perfil bajo en caso de que las protestas se vuelvan violentas.

Más de 60.000 personas se apuntaron para protestar el viernes en Londres, cuando los manifestantes tienen intención de elevar un gran globo sobre el Parlamento que representa a Trump como un bebé naranja y gruñón.