1 / 12

Trump y Duterte, lo que no viste del encuentro entre dos de los líderes más polémicos del mundo

(AP Photo/Andrew Harnik)

Trump y Duterte, lo que no viste del encuentro entre dos de los líderes más polémicos del mundo

Según la presidencia filipina, Donald Trump dio el visto bueno a la polémica “guerra contra las drogas” de su homólogo Rodrigo Duterte en la primera y muy esperada reunión entre dos de los líderes más polémicos del mundo, conocidos por su carácter explosivo e imprevisible.

Duterte, declarado admirador del presidente de EEUU, aprovechó el encuentro en Manila para presentarle los logros de su iniciativa, que ha causado más de 7.000 muertos, según algunos datos, y ha reducido el crimen en Filipinas casi a la mitad en menos de un año y medio.

Trump elogió repetidamente al presidente filipino, llamándolo por su nombre de pila, compartiendo bromas y risas e incluso elogiando el clima de Manila. Lo que no hizo fue lo que muchos predecesores han hecho antes: subrayar las violaciones de los derechos humanos en otros países.

La buena sintonía entre ambos presidentes contrasta con el antagonismo entre Duterte y Barack Obama, el anterior inquilino de la Casa Blanca, quien fue calificado de “hijo de p*&%$” por el líder filipino por criticar su “guerra contra las drogas”.

En las postrimerías de su extensa gira por Asia, Trump presionó una vez más por conseguir acuerdos comerciales equitativos y apoyó priorizar públicamente los intereses estratégicos sobre los derechos humanos, declinando así llamar la atención sobre la sangrienta ofensiva de su anfitrión contra narcotraficantes y drogadictos.

Duterte ha sido criticado por grupos de derechos humanos por esa guerra antidrogas, que ha incluido ejecuciones extrajudiciales. El mandatario filipino incluso se ha jactado de haber matado gente con sus propias manos.

Sin embargo, durante comentarios breves a los reporteros, Trump dijo que él y Duterte “han tenido una gran relación”, y evitó las preguntas sobre si plantearía dudas sobre el respeto a los derechos humanos.

La Casa Blanca dijo posteriormente que durante su reunión de 40 minutos, los dos líderes hablaron sobre el grupo Estado Islámico, las drogas y el comercio. La portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders dijo que los derechos humanos fueron abordados “brevemente” en el contexto de la lucha de Filipinas contra las drogas. No dijo si Trump fue crítico con el polémico programa de Duterte.

Eso pareció contradecir la versión filipina de la reunión.

La reunión bilateral tuvo lugar en el marco de las reuniones de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), donde participan presidentes y primeros ministros de todo el mundo.

Elaborado con información de AP y EFE.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines