Trump cierra las puertas de Estados Unidos a los europeos y el coronavirus sigue avanzando

1 / 7

Expansión global del coronavirus multiplica suspensión de clases, deportes y espectáculos

Los europeos no podrán entrar en Estados Unidos durante al menos un mes a partir del viernes. La sorprendente medida decretada por Donald Trump hundió los mercados bursátiles el jueves y provocó el rechazo del Viejo Continente, donde el número de muertos ya roza los 1.000 y sigue avanzando, sobre todo en Italia y España.

La medida anunciada por Trump no se aplicará a los vuelos procedentes de Reino Unido y la República de Irlanda, pero sí a todas aquellas personas que hayan estado durante los 14 días previos a la llegada a Estados Unidos en cualquier país del espacio Schengen, excepto a los estadounidenses y los residentes permanentes.

El Departamento de Estado exhortó asimismo a los estadounidenses a que eviten todo viaje al extranjero.

La decisión tuvo un efecto inmediato en los mercados, por ejemplo en Wall Street, donde se volvió a activar el mecanismo de interrupción de las transacciones tras una caída de más del 7% del índice S&P 500 después de la apertura.

La Unión Europea (UE) mostró su disgusto ante las palabras de Trump. "La UE desaprueba el hecho de que (...) la prohibición de viajar se haya adoptado unilateralmente", dijo una declaración de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y de su par del Consejo Europeo, Charles Michel.

Los responsables europeos indicaron que se vive "una crisis mundial, no limitada a ningún continente y que requiere cooperación en lugar de una acción unilateral".

Trump justificó la medida inconsulta a que "lleva tiempo" notificar a sus pares y "teníamos que actuar rápido".

El coronavirus infectó a más de 127.000 personas en todo el mundo y mató a más de 4.600 desde el inicio del brote en la ciudad china de Wuhan en diciembre, según un recuento de la AFP.

Europa lucha por mantener el control sobre la propagación después de que el virus se cobrara la vida de cerca de 950 personas e infectara a más de 22.000 en el continente.

La situación se agrava en España con casi 3.000 casos y 84 muertos. Partes de Madrid usualmente repletas de turistas como la Puerta del Sol o la Gran Vía estaban este jueves menos concurridas. Además las escuelas y universidades de la capital están cerradas y en los supermercados se compra de forma compulsiva.

En Italia, donde hubo 12.000 contagios y 84 fallecimientos, los 60 millones de habitantes siguen aislados del mundo, especialmente después de que el gobierno decretara el miércoles el cierre de todos los comercios salvo los que venden alimentos y las farmacias.

Otros Estados europeos anunciaron medidas para frenar la pandemia, entre ellos Irlanda, el último país en cerrar sus escuelas y prohibir las reuniones tras registrar su primer muerto por coronavirus el miércoles.

- Miedo en los mercados -

Durante su discurso del miércoles, Trump anunció también iniciativas para proteger la economía estadounidense ante el impacto del virus, entre ellas recortes fiscales para algunos empleados y empresas, una medida que, según él, inyectará más de 200.000 millones de dólares de liquidez a la economía estadounidense.

Aunque la Casa Blanca aclarara que el cierre de las fronteras para los europeos no afectaría el comercio de mercancías, los mercados entraron en pánico.

En Asia, las bolsas cerraron con pérdidas superiores al 4% y el precio del barril de crudo retrocedía un 5% el jueves a mediodía. Y las bolsas de Londres, Fráncfort y París perdían casi un 6% a media jornada.

El impacto financiero de la pandemia del coronavirus es aún difícil de evaluar y controlar. Países como Italia o Alemania han previsto ayudas a la economía y flexibilización de sus reglas monetarias.

El jueves, el Banco Central Europeo (BCE) anunció medidas de estímulo económico frente a esta amenaza inédita, al igual que ya hicieron en estos días el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal estadounidense.

- La mejoría china -

Mientras la situación empeora en Europa, China parece haber dejado atrás lo peor de la crisis del coronavirus, que infectó y mató a más personas en su territorio que en el resto del mundo.

Otras 11 personas fallecieron en el país asiático el jueves, el menor balance diario desde finales de enero, llevando el total de muertos a 3.169 personas.

"El punto más alto de la epidemia en China ya pasó", declaró el portavoz de la Comisión Nacional de Salud, Mi Feng.

Pese a su magnitud, la pandemia "es controlable", afirmó el jueves el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Pero "hace falta una mayor vigilancia para identificar, aislar, diagnosticar y tratar cada caso", dijo, reconociendo su preocupación porque "algunos países no están enfrentándose a la amenaza con el compromiso político necesario".

Algunos focos surgieron rápidamente en países como Corea del Sur e Irán, que anunció 75 nuevos fallecimientos el jueves, lo que deja su balance en 429 muertos y más de 10.000 infectados.

- Ni NBA ni Liga -

En todo el mundo se anulan o posponen eventos culturales, deportivos y hasta espaciales.

Este jueves, la Liga española decidió suspender el campeonato durante al menos dos semanas, tras instaurarse una cuarentena en el Real Madrid por el positivo de uno de sus jugadores de baloncesto, y "posibles positivos en jugadores de otros clubes".

En Estados Unidos, la NBA suspendió indefinidamente la temporada de baloncesto después de que un jugador de los Utah Jazz diera positivo en las pruebas del coronavirus.

También se suspendión el Masters 1000 de Miami, y el torneo Indian Wells de ATP-WTA.

En América Latina, las diez federaciones de la Conmebol solicitaron a la FIFA que posponga el inicio de las eliminatorias sudamericanas al Mundial Catar-2022 debido a la pandemia.

El nuevo coronavirus tardó en llegar a Latinoamérica pero su irrupción dio pie a medidas drásticas como la prohibición de entrada de extranjeros en El Salvador o la cuarentena obligatoria para viajeros dictada por Argentina, Colombia, Chile y Perú.

Burs-bl/zm/gma/yow