Trump asegura que para el próximo año el muro tendrá más de 800 kilómetros

US President Donald Trump (C) delivers his State of the Union address to a joint session of the US Congress in the House chamber of the US Capitol in Washington, DC, USA. EFE/EPA/LEAH MILLIS / POOL

Washington, 4 feb (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este martes en su tercer discurso anual del Estado de la Unión que para principios del próximo año el muro fronterizo con México tendrá más de 800 kilómetros construidos.

"Ya hemos completado más de 100 millas (165 kilómetros) y habrá más de 500 millas (805 kilómetros) a principios del próximo año", sentenció el mandatario sobre su proyecto bandera para combatir la entrada de inmigrantes indocumentados por la frontera sur de su país.

Trump también sacó pecho de la reducción del flujo de inmigrantes desde México, que aseguró que ha disminuido un 75 % desde mayo pasado, como resultado de "los esfuerzos sin precedentes" de su Administración.

"A medida que el muro sube, las incautaciones de drogas aumentan y los pasos fronterizos disminuyen", destacó el mandatario.

El diario The Washington Post reveló el pasado 13 de enero que Trump planea desviar otros 7.200 millones de dólares del presupuesto del Pentágono para la construcción del muro con México.

Esos nuevos fondos permitirán al Ejecutivo construir unos 1.400 kilómetros de muro para la frontera entre México y EE.UU., que mide unos 3.170 kilómetros, indicó el rotativo capitalino.

"Si vienen ilegalmente, serán expulsados rápidamente. Entramos en acuerdos históricos de cooperación con los Gobiernos de México, Honduras, El Salvador y Guatemala. Como resultado de nuestros esfuerzos sin precedentes, los cruces ilegales cayeron un 75 % desde mayo, con una caída de ocho meses seguidos", subrayó.

Trump ha calificado de "crisis humanitaria" la situación en la frontera con México, donde solo en mayo del año pasado fueron detenidos 132.859 inmigrantes, una cifra no vista desde marzo de 2006.

Desde entonces, el Gobierno Trump puso en marcha una serie de medidas, entre ellas la expansión a todo el linde de su programa "Permanezcan en México", que establece que los solicitantes de asilo esperen en el vecino del sur mientras se desarrolla el proceso en EE.UU., lo que puede demorar semanas o meses.

Washington ha alcanzado igualmente acuerdos de cooperación sobre asilo con Guatemala, El Salvador y Honduras, con los que busca restringir el flujo de inmigrantes indocumentados hacia su territorio.

Tras los acuerdos con estos países, que integran el Triángulo Norte de Centroamérica, la Administración de Trump reanudó la asistencia a esa región, de donde procede la mayoría de los inmigrantes que aspiran llegar a territorio estadounidense.