Ocho trucos para refrescar a los perros en verano

·4 min de lectura
Perro saliendo del agua sacudiéndose. (Photo: Juana Mari Moya via Getty Images)
Perro saliendo del agua sacudiéndose. (Photo: Juana Mari Moya via Getty Images)

Las mascotas son unas de las principales víctimas del calor en verano. Las altas temperaturas hacen que los animales se deshidraten e incluso puedan llegar a sufrir, en el peor de los casos, un golpe de calor.

Para evitarlo, la clave está en no salir a pasear en las horas centrales del día, ir por zonas con sombra y frescas, llevar siempre agua encima y no hacer ejercicio en las horas de mayor temperatura.

Aunque los expertos recalcan que la hidratación y no el pelo del animal es el principal factor para que aumente su temperatura —que suele estar en 39 grados—, sí que recomiendan ciertos trucos para refrescar al animal.

1. Esterillas refrescantes

En muchas ocasiones la cama o la manta que tiene el animal en verano le da demasiado calor. De ahí que a veces prefieran dormir en el suelo en lugar de sobre su cama. Para evitarlo, y aumentar su sensación de frescor, la solución es una esterilla refrigerada que mantiene su temperatura fresca y se activa en función de la temperatura corporal del animal. No funcionan por corriente eléctrica ni es necesario refrigerarlas, aunque si se hace la sensación de frío será más duradera.

Esterilla refrigerada para perros. (Photo: Amazon)
Esterilla refrigerada para perros. (Photo: Amazon)

2. Helados caseros

Al igual que a los humanos, a los perros también le gustan los helados. Y con esto no hay que darle un helado de chocolate o cucurucho que le podría sentar mal, sino que hay que crearles los suyos propios. Tal y como recomiendan desde Affinity, se puede congelar unos granos de pienso en un recipiente de plástico con agua y mojarlo antes de darlo al animal para que no se le quede la lengua pegada. Lo mismo puede hacerse con caldo de pollo o alguna fruta que pueda tomar.

Eso sí hay que tener en cuenta que esta práctica moja y es mejor hacerla en una terraza o un sitio donde no importe limpiar después.

3. Mojarle algunas zonas

Mantener al animal mojado en algunas partes le ayuda a regular la temperatura corporal. Los animales no sudan, pero tal y como recuerdan desde Affinity, mojarle tronco y la cabeza puede ayudar a generar un efecto similar. También es recomendable hacerlo al salir a pasear e hidratar “almohadillas, vientre, axilas e ingles”.

Perro refrescándose con el agua. (Photo: Anda Stavri Photography via Getty Images)
Perro refrescándose con el agua. (Photo: Anda Stavri Photography via Getty Images)

4. Una piscina como buena aliada

Al igual que sucede con los niños, una piscina portátil puede ser la solución perfecta para entretenerlos y refrescarlos. Se pueden encontrar piscinas especiales para ellos, que no sean inflables ya que pueden pincharlas o reventarlas y que no sean demasiado profundas.

5. Cuidarle el pelo

A pesar de que no es un factor determinante a la hora de pasar calor, el pelo sí que ayuda a que transpire mejor la piel. En este punto, los expertos recuerdan que nunca hay que rapar al animal y dejarle el pelo demasiado corto. “Si le cortas el pelo, debes tener en cuenta que hay que dejar siempre 2 o 3 centímetros para que cubra la piel y evitar que sufra quemaduras por el sol”, apuntan desde Advance.

6. Camisetas o collares refrescantes

Lejos de lo que se pueda pensar, a veces colocar una prenda encima puede refrescar al animal. A través de la evaporación estas camisetas o collares refrescan a los animales. Solo hace falta mojarlos primero y escurrirlos antes de ponérselos. En caso de no tener uno de estos complementos, se puede utilizar una toalla mojada.

Perro con collar refrigerante. (Photo: Amazon)
Perro con collar refrigerante. (Photo: Amazon)

7. Mordedores congelables

En la misma línea que los helados, algunos mordedores también se pueden congelar y que el animal se refresque al jugar con ellos. Además, este tipo de juguetes suelen calmar su ansiedad y mejoran las encías y la mordida. También los hay tipo Kong para perros que necesiten entretenerse mientras sus dueños están fuera de casa intentando sacar comida de su interior.

8. El agua, mejor en bowl frescos y sin olvidarla de paseo

El agua es fundamental para que al animal no le dé un golpe de calor. En verano, tal y como señala la etóloga Mar Ibáñez en un reportaje de El HuffPost, no hay que olvidarla al salir de paseo y es conveniente llevar una botella con un bebedero o una botella con bebedero para hidratarlo.

En casa, lo que se puede hacer para refrescar el agua y que el animal la beba más fácilmente y más rápido es un bowl refrigerante con una base congelable o, en su defecto, usar los clásicos enfriadores de nevera. El hielo puede ser una opción, pero tal y como señalan en Affinity, dura menos tiempo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente