El bar que causó un brote de COVID-19 y obligó a cerrar una escuela por dos semanas

Jesús Del Toro
·5 min de lectura

Brindar a la salud de la familia y amigos puede, en ciertos casos, conducirlos a la enfermedad. Estados Unidos está realizando progresos extraordinarios en la vacunación contra el covid-19 y varios estados han reducido ya muchas de las restricciones previamente impuestas para prevenir la propagación del coronavirus.

Pero, en paralelo, muchos también han bajado la guardia prematuramente y se han vuelto a dar casos de reuniones de personas en lugares cerrados y en grandes números que, sin usar mascarillas ni practicar distanciamiento social, se convierten en focos de contagio de covid-19 a gran escala.

Personas beben en un bar de Chicago luego de que se redujeran las restricciones contra el coronvirus. En otro bar,  en una zona rural de Illinois, un evento desató un brote con al menos 46 casos de covid-19. (Reuters)
Personas beben en un bar de Chicago luego de que se redujeran las restricciones contra el coronvirus. En otro bar, en una zona rural de Illinois, un evento desató un brote con al menos 46 casos de covid-19. (Reuters)

La expansión de nuevas variantes, más contagiosas y muy agresivas, del coronavirus en combinación con omisiones importantes en las medidas de mitigación podría, se teme, dar lugar a una nueva oleada de contagios en Estados Unidos, donde las cifras de casos han subido recientemente.

Uno de esos nuevos brotes se dio, al parecer, a consecuencia de un evento en un bar en una zona rural de Illinois sucedido en febrero pasado. De acuerdo a las autoridades sanitarias, la reunión de unas 100 personas en ese bar produjo que 26 clientes y 3 trabajadores se contagiaran de covid-19, y ellos a su vez fueron el factor de contagio secundario de otras 17 personas, de acuerdo a un reporte del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Se estima que podría incluso haber más casos asintomáticos aún no identificados pero que fueron originados en ese bar. Hasta el momento ese brote ha sumado ya 46 casos.

Al parecer, cuatro personas tenían síntomas de covid-19 el día que asistieron al evento y de allí el coronavirus se esparció entre los asistentes. Incluso se identificó a una persona asintomática que había sido diagnosticada con covid-19 el día anterior, pero aún así acudió a ese bar.

Ellos, a su vez, contagiaron a personas de su entorno, incluidos casos en hogares con niños, integrantes de dos equipos deportivos escolares y tres de personas en casas de ancianos (dos residentes y un empleado). Una de esas tres personas debió ser hospitalizada.

Además de las infecciones citadas, ese brote de covid-19 forzó el cierre de una escuela durante dos semanas, lo que afectó a 650 niños. En conclusión, la displicencia en el uso de mascarillas y la práctica del distanciamiento social causó estragos en esa comunidad de Illinois.

Según reportó el periódico USA Today, en ese bar se habían colocado carteles indicando que el uso de mascarillas y el distanciamiento social eran medidas recomendadas, pero en realidad no se hizo allí mucho para que los asistentes respetaran esas consideraciones. Así, es de suponer, muchos se congregaron sin mascarillas y todo ello devino en un brote con decenas de contagiados.

“Es como si estuviéramos en el Día de la Marmota [la película en el que el protagonista volvía a vivir el mismo día una y otra vez] y estamos viendo otra ola [de contagios de covid-19] que está realmente atribuida a las mismas cosas que contribuyeron a la primera oleada… Es como repetir exactamente los mismos errores una y otra vez con periodos de pausa entre ellos”, dijo la doctora Sadiya Khan, de la Universidad Northwestern, de acuerdo al USA Today.

El brote ese bar de Illinois fue un tropiezo con la misma piedra pero afortunadamente no provocó ningún fallecimiento, pero es una señal de alerta sobre el imperativo de mantener la higiene, el uso de cubrebocas y el distanciamiento social, además de no congregarse en grandes números en espacios interiores. Esto es de crítica importancia en el contexto de la mayor reapertura de actividades pues se ha visto en meses pasados que relajaciones a esas medidas acaban desatando nuevas oleadas de contagios.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hoy, las vacunas y mejores opciones terapéuticas ofrecen mayor protección contra el covid-19 y abren la posibilidad de que la pandemia sea controlada en el futuro próximo. Pero actualmente esta no ha cesado y por ello las personas y las sociedades no deben confiarse, máxime ante la difusión de variantes del coronavirus más infecciosas y de fuerte potencial letal.

Ciertamente, se comenta en el USA Today, restaurantes y bares sienten el impulso a reabrir al máximo posible para reactivarse económicamente (y con ello restaurar empleos perdidos) pero las reuniones en interiores siguen siendo un factor de alto riesgo de contagio. Y muchas personas, tras más de un año de restricciones, ansían también una vuelta a la normalidad.

“Yo entiendo que la gente está cansada y lista para que esta pandemia se termine, al igual que yo… Por favor sigan resistiendo y continúen haciendo las cosas que sabemos previenen la difusión del virus”, dijo la directora del CDC, doctora Rochelle Walensky, de acuerdo al citado periódico.

Es decir, cabe reiterar, el distanciamiento social, el uso de mascarillas, la higiene y el evitar concentraciones de personasen interiores son, en paralelo a un acelerado proceso de vacunación, indispensables para lograr abatir la pandemia de covid-19.

EN VIDEO: EEUU empezará este verano a compartir vacunas con otros países, dice Biden