El socialista Rama consigue un tercer mandato como primer ministro albanés

Agencia EFE
·4 min de lectura

Tirana, 26 abr (EFE). - El socialista Edi Rama, primer ministro de Albania, ha visto respaldado por la mayoría de votantes su proyecto para un tercer mandato consecutivo dedicado a sacar al país de la crisis económica exacerbada por la pandemia y el terremoto de 2019 y a consolidar las reformas modernizadoras que pretenden facilitar el ingreso del país a la Unión Europea (UE).

Según el escrutinio de más de la mitad de las papeletas, Rama se ha garantizado la mayoría absoluta con un 48,8 % de los votos, lo que supone 75 de los 140 escaños totales, uno más que en 2017.

Rama se convertiría, así, en el jefe del gobierno más longevo del poscomunismo dirigiendo el país durante doce años consecutivos.

En esta campaña electoral marcada por la pandemia, Rama, de 56 años, solicitó el apoyo de los albaneses para que el Partido Socialista (PS) obtuviera en solitario la mayoría parlamentaria para poder continuar las reformas en el país.

SU PLAN PARA ALBANIA

Una vez consolidada su victoria, entre sus tareas inmediatas se encuentran la cura de las dos grandes heridas recientes de Albania: la reconstrucción de los daños del terremoto devastador de 2019 que causó 51 muertos y decenas de miles de desplazados y finalizar la vacunación anticovid de la población antes de la primavera del próximo año.

A largo plazo, los socialistas prevén convertir Albania en 2030 en el "campeón del turismo, agricultura y tecnología digital" de los Balcanes.

En estos años "hemos creado cimientos fuertes, empezado a construir las plantas, pero no hemos terminado aún el tejado", declaró Rama a los electores.

Su plan para convertir Albania en una potencia energética balcánica pasa por construir una central hidroeléctrica en el río Drin y la puesta en funcionamiento de la central térmica la ciudad portuaria de Vlora, así como la creación de cuatro puertos turísticos y dos aeropuertos.

Rama también ha presentado su Ejecutivo como la única garantía para que siga adelante la reforma anticorrupción del sistema judicial, una medida que, junto a la lucha contra el crimen organizado y las drogas, es clave para las aspiraciones de Albania de integrarse en la UE.

En lo internacional Rama es europeísta, pero también tiene muy buenas relaciones con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, gracias a quien aseguró la llegada de la vacuna anticovid china, con las que empezó a finales de marzo la vacunación de los albaneses tras la falta de apoyo inicial por parte de la UE.

Asimismo, promueve la creación de un área económica común balcánica que facilite la libre circulación de personas, mercancías y capitales.

RAMA: PINTOR Y POLÍTICO

En esta campaña el primer ministro destacó por su particular estilo casual al vestirse, en chándal y zapatillas de deporte bicolores (un pie blanco y otro negro) junto con camisetas estampadas con la rosa roja, emblema del PS, y una gorra negra con el 12, que corresponde al número de esta formación política en la papeleta de votación.

Rama, exjugador de baloncesto y antiguo docente en la Universidad de Bellas Artes, se involucró en la política a principios de 1990, cuando lideró a sus estudiantes para derrocar al régimen comunista del dictador Enver Hoxha.

Hijo de unos de los escultores más talentosos de la Albania comunista, Rama emigró a Francia donde se dedicó a la pintura hasta 1998, cuando volvió a Tirana para dirigir el ministerio de Cultura del Gobierno socialista de Fatos Nano, a quien sustituyó al frente del PS en 2005.

Durante una década (2000-2011) fue alcalde de Tirana, ciudad que transformó al pintar las fachadas grises de la época comunista con coloridos murales y al crear espacios verdes tras destruir numerosas construcciones ilegales.

Estuvo al frente de la oposición entre 2005 y 2013 y después, como primer ministro, ha resistido las protestas a veces violentas de la oposición de centroderecha, que en 2019 abandonó el Parlamento y boicoteó las elecciones locales, pidiendo la dimisión de Rama, al que acusaron de fraude electoral, corrupción y vinculación con el crimen organizado.

Apasionado de la comunicación por redes sociales, Rama usa a menudo un lenguaje burlón contra sus rivales políticos, que le acusan de "dictador" y "arrogante".

En 2011 publicó su libro "Kurban", mientras ha expuesto internacionalmente sus dibujos, hechos sobre papeles de trabajo.

Rama habla inglés, francés e italiano, está casado y tiene dos hijos, uno de los cuales de su primer matrimonio.

(c) Agencia EFE