Tripulantes de crucero Greg Mortimer hacen cuarentena en hoteles de Montevideo

1 / 3

Tripulantes de crucero Greg Mortimer hacen cuarentena en hoteles de Montevideo

Más de 60 tripulantes del crucero australiano Greg Mortimer, la mayoría de los cuales ha dado positivo al test de coronavirus, desembarcaron este martes en Montevideo para cumplir una cuarentena en dos hoteles de la capital uruguaya.

Los tripulantes iniciaron sobre el mediodía el descenso del buque, anclado en el muelle C del puerto desde el lunes por la tarde, para subir inmediatamente a dos ómnibus.

Un bus catalogado como "anaranjado" trasladó a los 36 infectados -de acuerdo a los test más recientes, realizados el domingo- a un hotel especialmente acondicionado para recibirlos, y otro "verde" llevó a quienes dieron negativo a otro alojamiento.

Ambos vehículos fueron escoltados en el camino por ambulancias y policías.

Algunos tripulantes, ataviados con tapabocas, guantes y trajes de protección amarillos que les cubrían de la cabeza a los pies, agradecieron a Uruguay en breves declaraciones a periodistas que los aguardaban en las puertas de los hoteles donde permanecerán aislados.

El canciller Ernesto Talvi indicó este martes que el descenso era necesario porque a pesar del paso de los días los positivos no han logrado superar el virus. El barco "se ha transformado en un foco del cual si no los sacamos no se van a terminar de curar", señaló en una rueda de prensa en el puerto, a donde llegó para presenciar el operativo.

"Tomamos la decisión de bajarlos, con todas las garantías sanitarias para la ciudadanía. Que todo el mundo esté tranquilo, esto se hace de manera inmaculada, impecable, no va a haber riesgos", aseguró.

En tanto, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, apuntó que la decisión tomó en cuenta "el eventual perjuicio psicológico de una cuarentena que fue más allá de lo razonable" por su larga duración.

El Greg Mortimer, propiedad de la empresa Aurora Expeditions, estuvo fondeado a 20 km del puerto de Montevideo desde fines de marzo, tras detectarse casos de coronavirus entre sus más de 200 personas a bordo. Pero los pasajeros fueron evacuados en abril.

- Sin síntomas -

Los hoteles elegidos para la cuarentena, ambos de la cadena Regency y ubicados en barrios costeros de Montevideo, están cerrados al público general y dispusieron un riguroso protocolo supervisado por el Ministerio de Salud Pública.

Los tripulantes evacuados no mantendrán contacto con el personal y no podrán salir de las habitaciones, donde tendrán todos los elementos de higiene y de limpieza, que deberán realizar por su cuenta. Se les dejarán las comidas en la puerta y tendrán chequeos médicos diarios.

El seguro de la empresa naviera se hará cargo de los costos.

Talvi aclaró que ninguno de los 36 positivos para covid-19 tiene síntomas, por lo que no se prevé que tengan dificultades de salud. Pero "si las hubiera, el Casmu (sanatorio contratado por el seguro) tiene facilidades preparadas para recibir a pacientes covid", aclaró.

Ambos grupos serán tratados bajo el mismo protocolo. "A los que dieron negativo, como estaban en un foco, los vamos a tratar como si fueran positivos, con aislamiento total", indicó Talvi.

Una vez que pasen 14 días, los que den negativo y permanezcan sin síntomas recibirán el alta, tras lo cual estarán habilitados a tomar vuelos comerciales para volver a sus países.

- Desinfección del buque -

A bordo quedaron 20 tripulantes que no se han contagiado de la enfermedad, considerados esenciales para la seguridad del buque. La naviera enviará además a otros cuatro para sumarse a esa tripulación, indicó el canciller.

Mientras tanto, una empresa se encargará desde el domingo de desinfectar el navío.

"Se va a desinfectar completamente el buque para eliminar el virus, de modo que las personas a bordo sean negativas y se mantengan negativas", dijo Talvi.

Si en "14 o 21 días" siguen dando negativo a los test, el barco podrá zarpar con esa tripulación esencial rumbo a Las Palmas, España.

Los cerca de 130 pasajeros del crucero -australianos, neozelandeses, estadounidenses y europeos- fueron evacuados en dos tandas en abril, en corredores sanitarios dispuestos por el gobierno uruguayo.

Pero quedaban a bordo más de 80 tripulantes de 20 nacionalidades. Apenas uno, de nacionalidad polaca, pudo abordar un vuelo para volver a su país. Un miembro filipino de la tripulación falleció por covid-19.