Tribunal surcoreano condena a Japón a indemnizar a antiguas esclavas sexuales

Kang Jin-kyu
·4 min de lectura

Un tribunal surcoreano condenó este viernes a Japón a indemnizar a 12 mujeres sometidas a esclavitud sexual en los burdeles del ejército imperial durante la Segunda Guerra Mundial, en un fallo sin precedentes criticado por Tokio.

El tribunal del distrito central de Seúl dictaminó que el gobierno japonés deberá pagar a cada una de las víctimas o a sus familias 100 millones de wones (91.000 dólares, 74.200 euros), informó la agencia de prensa surcoreana Yonhap.

Es el primer caso civil presentado ante la justicia de Corea del Sur contra Tokio por las llamadas eufemísticamente "mujeres de consuelo" y que en realidad eran esclavas sexuales de los militares japoneses.

Tokio cuestiona la legalidad de estos juicios, porque estima que estos litigios se resolvieron con el tratado de 1965 que permitió la reanudación de las relaciones diplomáticas bilaterales.

En la sentencia, el tribunal señala que el Japón imperial era responsable del sistema de las "mujeres de consuelo".

"Las denunciantes (...) fueron sometidas a una explotación sexual prolongada", afirma. "Fue un acto ilegal contra la humanidad y el demandado tiene la obligación de compensar a las víctimas por el perjuicio mental".

Japón y Corea del Sur son dos aliados clave de Estados Unidos en una región dominada por China y que se enfrenta a la amenaza de una Corea del Norte dotada de armas nucleares.

Pero sus relaciones son tensas debido a viejas disputas heredadas del período en el que la península coreana era una colonia japonesa (1910-1945). Y se complicaron aún más desde la llegada al poder del presidente surcoreano de centroizquierda Moon Jae-in, un abogado comprometido con los temas de derechos humanos.

- Inaceptable para Tokio -

Tokio condenó la sentencia y convocó al embajador de Corea del Sur.

Seúl "debería abandonar esta acción ante la justicia", declaró a la prensa el primer ministro japonés Yoshihide Suga. "La cuestión de las mujeres de consuelo ya ha sido resuelta, completa y definitivamente".

"Nuestro país nunca aceptará este fallo", agregó.

Según la mayoría de los historiadores, hasta 200.000 mujeres, principalmente de Corea pero también de otros países asiáticos, incluida China, fueron obligadas a prostituirse en burdeles militares japoneses durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La sentencia del viernes es el resultado de demandas presentadas hace ocho años. Solo cinco de las 12 querellantes iniciales viven, las otras están representadas por sus familias.

Tokio siempre se ha negado a comparecer por considerar que la disputa quedó zanjada por el tratado de 1965. Este implicó el pago de compensaciones que contribuyeron al desarrollo de Corea del Sur. Estipula que todas las reclamaciones entre los Estados y sus nacionales quedaban "resueltas completamente y definitivamente".

El tribunal de Seúl dictaminó que el pacto no pone fin al derecho de las mujeres a reclamar indemnizaciones a Japón.

"Estoy profundamente conmovido por el fallo de hoy", declaró a los periodistas Kim Kang-won, uno de los abogados de las demandantes. "Es el primer veredicto de este tipo para las víctimas que sufrieron a causa de las tropas japonesas".

Recuerda que en 1965 el trágico tema de las "mujeres de consuelo" no se discutió en absoluto.

Hubo que esperar a los años 1990 para que este doloroso tema emergiera en Corea del Sur, gracias al auge de los movimientos feministas.

- Acuerdo de 2015 -

El gobierno japonés niega ser directamente responsable de los abusos cometidos durante la guerra, e insiste en que las víctimas eran reclutadas por civiles y que los prostíbulos militares se explotaban comercialmente.

Kim Dae-wol, de "House of Sharing", una organización que apoya a las víctimas, dice que lo que las motiva no es la indemnización.

"Lo que quieren es que el gobierno japonés informe a sus ciudadanos de las atrocidades que ha cometido", explica.

En 2015, Corea del Sur y Japón alcanzaron un acuerdo "definitivo e irreversible" en virtud del cual Japón expresó sus "más sinceras disculpas" y pagó mil millones de yenes (7 millones de euros, 8,6 millones de dólares) en concepto de compensación a una fundación para ayudar a las pocas "mujeres de consuelo" surcoreanas que aún están vivas.

Pero parte de la opinión pública surcoreana criticó este acuerdo, sobre todo por la negativa japonesa a asumir la plena responsabilidad legal.

El acuerdo fue concluido por el gobierno conservador de la expresidenta surcoreana Park Geun-Hye, destituida desde entonces.

Una vez en el poder, Moon denunció el acuerdo, lamentando que las víctimas no hubieran podido participar en la negociación.

El tema había provocado un deterioro de las relaciones bilaterales, con consecuencias para el comercio y la seguridad regional.

El tribunal de distrito central de Seúl emitirá la próxima semana su veredicto sobre otro caso similar que involucra a unas 20 demandantes.

kjk-slb/jac/ahe/erl/mar