Tribunal Supremo de Rusia declara al regimiento de Azov como grupo terrorista

·7 min de lectura
© Batallón de Azov.

El Tribunal Supremo ruso declaró al regimiento de Azov de Ucrania como grupo terrorista. En respuesta, Estados Unidos a través del Departamento del Tesoro anunció este martes la aplicación de nuevas sanciones en contra de funcionarios y empresas rusas. Mientras que la Agencia de la ONU para los Refugiados informó que más de 10 millones de ucranianos han cruzado las fronteras del país huyendo de la guerra.

Este martes el regimiento de Azov de Ucrania fue declarado por el Tribunal Supremo de Rusia como grupo terrorista. Según Kiev, el objetivo es que los soldados capturados sean juzgados bajo leyes antiterroristas y además que puedan ser enviados a prisión con penas de hasta 20 años.

El Supremo aprobó la petición de la Fiscalía, quien venía realizando la solicitud desde el mes de mayo de este año, cuando los rusos tomaron el control del puerto de Mariúpol, momento en el que gran parte de los integrantes de Azov fueron apresados por los rusos.

"Reconocer a la unidad paramilitar ucraniana Azov -incluidos otros nombres utilizados por el batallón Azov- como organización terrorista y prohibir sus actividades en el territorio de la Federación Rusa. La decisión sobre la prohibición de las actividades de la organización está sujeta a implementación inmediata. La decisión puede ser apelada ante la junta de apelación de la Corte Suprema de la Federación Rusa dentro de un mes a partir de la fecha de su adopción en la forma final", declaró Alla Nazarova, jueza del Tribunal Supremo de Rusia.

El Comité de Instrucción de Rusia asegura que viene desde hace meses recogiendo evidencias de los crímenes cometidos por el regimiento contra la población, con especial atención en la región del Donbass.

Los separatistas prorrusos también acusan a más de 500 integrantes del regimiento y otros batallones ucranianos por presuntos crímenes de guerra, por lo que algunos diputados rusos han pedido se les aplique la pena de muerte y que se prohíba por ley el intercambio de miembros de Azov por soldados rusos apresados por el Ejército Ucraniano.

El pasado viernes, Rusia informó sobre la muerte de más de 50 prisioneros de guerra ucranianos que se encontraban en la prisión de la ciudad de Olenivka, bajo custodia de los separatistas rusos, entre los fallecidos, se presume que muchos pertenecían a las fuerzas de Azov.

Ante el anuncio del Tribunal Supremo ruso, el regimiento expresó en un comunicado que Moscú intenta justificar sus acciones y reiteró el llamado al Departamento de Estado de EE. UU. a catalogar a Rusia como estado terrorista.

"Después de la ejecución pública de prisioneros de guerra del regimiento Azov en Olenivka, Rusia está buscando nuevas excusas y explicaciones para sus crímenes de guerra", manifestó la unidad en el comunicado, en referencia al bombardeo en el que murieron 50 prisioneros de guerra en la prisión de Olenivka y por el que Kiev acusa a Moscú.

Luego de la sublevación prorrusa en la región de Donetsk en 2014, fue creado el regimiento de Azov con fundamentos ultranacionalistas y de extrema derecha, desde ese momento se convirtió en uno de los grupos armados que más se ha enfrentado a Rusia en el este de Ucrania.

Moscú por su parte ha asegurado en diversas oportunidades que uno de sus objetivos es liberar a Ucrania de la presencia de grupos como el Regimiento de Azov que ha calificado de “fascistas” y “nazis”.

Sin embargo, los familiares de los prisioneros de guerra que se encontraban en la cárcel de Olenivka rechazan las afirmaciones de las autoridades en Moscú y el anuncio del Tribunal, expresando que “no son terroristas. Se defendieron valientemente. Mostraron todo su poder y fuerza, yendo más allá de lo que se consideraba posible. No son terroristas, son héroes”, afirmó Alina, esposa de un soldado del Regimiento de Azov quien prefirió no dar su apellido por razones de seguridad.

A pesar de las circunstancias, los familiares esperan que se respete la vida de los prisioneros que quedaron con vida y mantienen la esperanza de que en algún momento puedan regresar a casa.

“Actualmente estamos en una situación muy incierta. Pensamos que estarían a salvo en Olenivka, pensamos que nada podría ser peor que Azovstal. Resultó que si podía ser, por lo que sucedió el 29”, expresó Alina.

Además denunciaron que no tienen ningún tipo de información por parte de las autoridades internacionales sobre la vida de sus familiares.

“Tenemos muchas preguntas para la ONU y la Cruz Roja, y no ha habido respuestas para ellas. Estoy presenciando una completa inacción en su nombre, una negativa a cumplir con sus responsabilidades. Eso es todo lo que puedo decir por ahora” aseveró.

Estados Unidos impone nuevas sanciones contra Rusia

Este martes, Estados Unidos anunció nuevas sanciones en contra de Rusia, en esta oportunidad contra empresas, militares, funcionarios y personas cercanas al presidente.

En la lista se encuentra Alina Kabaeva, quien según Estados Unidos encabeza un grupo de organizaciones de medios rusos y mantiene una cercana relación con el presidente Vladimir Putin, sin embargo este ha negado que estén vinculados sentimentalmente.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos aseguró en un comunicado que Kabaeva, de 39 años, es la líder del Grupo Nacional de Medios pro-Kremlin y que fue sancionada "por ser o haber sido dirigente, funcionaria, alta ejecutiva o miembro de la junta directiva del Gobierno de la Federación Rusa".

Kabaeva estaba en la mira de las sanciones desde abril, pero estas no se habían efectuado ante las posibles represalias que podrían conllevar por parte de Putin por su cercana relación, pero esto no evitó que fuera sancionada por la Unión Europea y Reino Unido.

El comunicado del Departamento incluye en sus sanciones una de las empresas productoras rusas de acero más grandes del mundo y a su propietario mayoritario y presidente de la junta directiva, Viktor Rashnikov, según el Tesoro es uno de los más importantes contribuyentes de Moscú y genera grandes ingresos para el Estado.

El gobierno de Putin, un día antes a la publicación del listado del Departamento del Tesoro, anunció que ante la arremetida de Estados Unidos contra sus industrias, el país considerará comprar y almacenar metales para ofrecerle suministros a las siderúrgicas nacionales.

Otros tres empresarios rusos fueron acusados de ser “facilitadores de Putin”, mientras que también el texto anuncia limitaciones para 24 empresas de defensa y tecnología con el objetivo, según el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, de "aislar aún más las industrias de defensa y alta tecnología de Rusia y limitar sus contribuciones a la maquinaria de guerra de Moscú".

Otros de los afectados serán 893 funcionarios rusos y miembros del ejército a quienes se les está aplicando restricciones de visa por participar de las acciones de Moscú contra Ucrania. También se sanciona a 31 funcionarios extranjeros por el apoyo mostrado ante la anexión de Crimea por Rusia, pero sin publicar a qué naciones pertenecen.

“Estados Unidos no vacilará en su apoyo al valiente pueblo de Ucrania y continuará promoviendo la rendición de cuentas del presidente Putin y sus compinches, cuyas acciones han causado tanto sufrimiento y destrucción en Ucrania”, expresó Blinken en un comunicado separado del presentado por el Departamento del Tesoro.

Otros de los sancionados es Andrey Gurvey, un miembro de las élites rusas a quien el Tesoro describió como “un colaborador cercano a Putin”, apuntando además a un yate presuntamente de su propiedad con bandera de las Islas Caimán, denominado Alfa Nero, comprado por el magnate en 2014 y valorado en más de 120 millones de dólares.

Más de 10 millones de ucranianos han huido de la guerra

El número de personas que deciden salir de Ucrania hacia diferentes países de Europa continúa creciendo sin pausa, desde que comenzó el conflicto armado con Rusia el 24 de febrero. Casi una cuarta parte de la población ha abandonado el país huyendo de la guerra.

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) la cifra se aproxima a los 10.300.000, es decir más del 24% de la población ha dejado sus hogares en territorio ucraniano.

Las cifras hasta este primero de agosto puntualizan que de los más de 10 millones de personas que salieron, 5.084.448 llegaron a Polonia, 1.952.037 a Rusia, 1.082.649 a Hungría, 953.086 a Rumanía (hasta el 31 de julio), 645.819 a Eslovaquia, 555.318 a Moldavia (cifra hasta el 31 de julio) y 16.682 a Bielorrusia.

En 2021 la población se estimaba en aproximadamente 41 millones de habitantes, por lo que la cifra de personas que han cruzado las fronteras convierte al éxodo como el más rápido de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la agencia también informó que aproximadamente 3,7 millones de ciudadanos han vuelto a Ucrania.

Con EFE, AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente