Tribunal Constitucional español avala "devoluciones en caliente" de inmigrantes

·2 min de lectura
Migrantes en el puerto de Arguineguín, en las islas Canarias, España, el de octubre de 2020

Tribunal Constitucional español avala "devoluciones en caliente" de inmigrantes

Migrantes en el puerto de Arguineguín, en las islas Canarias, España, el de octubre de 2020

El Tribunal Constitucional español avaló este jueves las "devoluciones en caliente" de inmigrantes desde los enclaves de Ceuta y Melilla en el norte de África, una práctica muy criticada por organizaciones de derechos humanos.

Esta decisión se enmarca dentro de un fallo del Constitucional que ratificó la legalidad en su casi totalidad de la ley de seguridad ciudadana de 2015, que entre otras cosas permite devolver de manera rápida a inmigrantes clandestinos que crucen la frontera desde Marruecos, según una nota de prensa de ese tribunal.

"El régimen especial para Ceuta y Melilla de rechazo en frontera de los extranjeros que intenten entrar ilegalmente (...) es conforme a la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos", determinó el Constitucional.

El Tribunal precisó que estas expulsiones deben hacerse respetando "las garantías" de las personas y teniendo "especial atención" con los más vulnerables, como los menores de edad o las mujeres embarazadas.

Estas devoluciones desde los enclaves españoles, las únicas fronteras terrestres de la Unión Europea en el continente africano, son muy criticadas por oenegés, que alegan que se vulnera el derecho de los inmigrantes a solicitar asilo.

Antes de llegar al gobierno en junio de 2018, los socialistas se comprometieron a terminar con estas prácticas, pero hasta ahora la ley no ha sido reformada.

En febrero el Tribunal Europeo de Derechos Humanos revirtió una decisión anterior de condena a España y avaló la "devolución en caliente", en el caso de dos migrantes que irrumpieron en Melilla en "situación ilegal".

La decisión del Tribunal Constitucional español concierne únicamente a Ceuta y Melilla, donde de todas maneras los ingresos han caído un 70% en lo que va de año en comparación con 2019, para ubicarse en unos 1.500, según cifras del Ministerio de Interior.

Una situación diametralmente opuesta a la de Canarias, archipiélago atlántico situado frente al noroeste de África, donde este año las llegadas de migrantes se han multiplicado por once, alcanzando los 16.700 desde el inicio del año.

du/CHZ/mb