Tribunal británico examina si veganismo de un trabajador está protegido legalmente

Grafitis que reivindican el veganismo pintados en las tradicionales cabinas telefónicas de Londres

Un tribunal laboral británico abrió este jueves un juicio en que debe determinar si el veganismo es un "credo filosófico" que debe ser protegido legalmente, tras la demanda de un activista de origen español que fue despedido por una oenegé.

Jordi Casamitjana, el demandante, es un activista de los derechos de los animales que trabajaba para la organización británica Liga contra los Deportes Crueles (League Against Cruel Sports), que asegura que fue despedido después de quejarse ante su jerarquía de que el fondo de pensiones de la oenegé invertía en empresas que utilizan animales para ensayos médicos.

La Liga contra los Deportes Crueles, que entre otros objetivos quiere acabar con la caza del zorro en el Reino Unido, asegura que despidió al empleado por falta laboral grave.

El tribunal laboral de la ciudad de Norwich (este) debe determinar ahora si el veganismo estricto que practica Casamitjana, y que le impide entre otras cosas utilizar productos de origen animal, como la lana o el cuero, es "un credo filosófico o religioso".

"Este juicio, si lo ganamos, establecerá que esa creencia concede a los veganos éticos protección contra la discriminación", indicó el abogado de Casamitjana, Peter Daly, en un comunicado.

La demanda se apoya en la Ley de Igualdad británica de 2010, que afirma que "un credo filosófico" debe ser genuino "y no una opinión o punto de vista basado en la información disponible en un momento determinado".

La Liga contra los Deportes Crueles asegura que no se opone a la protección del "veganismo ético", y por ello declinó hacer otro comentario.

Las circunstancias estrictamente laborales del despido de Casamitjana serán analizadas en otro juicio en fecha posterior.