El Tribunal de Apelación de Escocia declara 'ilegal' suspender el Parlamento Británico

Elena Niño
Parlamento británico

El Tribunal de Apelación de Escocia ha declarado este miércoles “ilegal” la decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, de suspender el Parlamento del Reino Unido durante cinco semanas, hasta el 14 de octubre –período previo a la salida del país de la Unión Europea–.

Los tres jueces que componen la corte de apelación de mayor rango de Escocia revocan así un fallo anterior, emitido a principios de septiembre, que dictaminó que el cierre sí se ajustaba a la legalidad.

Según confirma El País,los magistrados publicarán el contenido íntegro de su resolución el viernes, pero ya han anticipado parte de sus conclusiones y razonamientos asegurando que, dado el propósito de “obstaculizar la tarea del Parlamento”, la petición de Johnson es “nula y no produce efecto”. 

Aunque el Alto Tribunal no lo ha aclarado de momento, los abogados que han defendido la demanda presentada –motivo del pronunciamiento–, presumen que a menos que el Tribunal Supremo decida por el momento mantener la medida, debe levantarse de inmediato la suspensión, ha explicado el letrado Jolyon Maugham.

El fallo previo

Esta noticia llega después de que el Tribunal de Sesiones de Edimburgo (Escocia), dictaminara que la suspensión temporal del Parlamento por parte del primer ministro británico, era legal. 

El juez Lord Raymond Doherty afirmó que la acción del Gobierno “no contravenía la ley”, porque la potestad de suspender la Cámara de los Comunes “es un poder reservado al Ejecutivo”. En este sentido, el magistrado indicaba que hay cuestiones que no deben resolver los tribunales y que en este caso, no le correspondía implicarse en la prerrogativa que tiene el Ejecutivo para decidir los períodos de sesiones. De hecho, insistía en que es algo que ocupa a los políticos y votantes,  no a los jueces.

Sin embargo los 75 diputados y lores que interpusieron la demanda –la primera de tres casos judiciales en los que se ha analizado el asunto...

Sigue leyendo en El HuffPost