Tres muertes violentas en un año: los asesinatos de periodistas que tienen en estado de alerta a la UE

Al auge de la extrema derecha y al cada vez más evidente recorte de libertades en algunos países que vive la Unión Europea se suma ahora una nueva preocupación: el asesinato de tres periodistas en menos de un año, que ha provocado que se levanten todas las alarmas. Y es que el continente siempre ha defendido ser el adalid de los derechos humanos y ha presumido de la libertad de expresión de sus ciudadanos y, por supuesto, de sus periodistas.

La última en sumarse a esta ola de asesinatos ha sido la búlgara Viktoria Marinova, que fue hallada muerta en un parque de la ciudad de Ruse con signos de haber sido violada, golpeada y estrangulada. Solo una semana antes su programa Detector de mentiras había hablado de algunos casos de presunta corrupción relacionados con los fondos estructurales recibidos de la Unión Europea.

Vigilia en Bulgaria en honor a Viktoria Marinova (AP).

Aún no se sabe si su violenta muerte está relacionada con el ejercicio de su profesión, aunque tanto el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, como Reporteros sin Fronteras no tienen ninguna duda de ello.

Timmermans ha publicado un tuit en el que se ha mostrado “conmocionado por el horrendo asesinato” y ha señalado que “de nuevo una periodista valiente ha caído en la lucha por la verdad y contra la corrupción”.

Por su parte la organización francesa ha vinculado las muertes con el deterioro de la libertad en la Unión Europea y ha mostrado su “preocupación extrema” por las condiciones de trabajo en el continente “donde la concentración de medios de comunicación está reduciendo el pluralismo y donde hay un aumento de las amenazas desde el poder a periodistas, lo que cuestiona su trabajo”.

Los casos anteriores también fueron muy sonados. El eslovaco Jan Kuciak fue asesinado a tiros junto con su novia cuando estaba investigando casos de corrupción. El periodista se había especializado en el estudio de los delitos fiscales de empresarios eslovacos y había adquirido notoriedad con el portal de noticias Aktuality.sk, lo que había provocado que recibiera diversas amenazas de muerte antes de ser asesinado.

Marcha en honor a Jan Kuciak en Eslovaquia (AP).

Por su parte, el 16 de octubre de 2017 el Peugeot 108 gris de Daphne Caruana ardía en llamas tras una fuerte explosión que sacudió la isla de Malta. La mujer había destapado en los meses anteriores varios casos de corrupción que involucraban a diversos políticos del país antes de que un coche bomba acabara con su vida al lado de su casa. Previamente había sufrido insultos, represalias legales e intentos de intimidación por su trabajo. Uno de los más comentados fue el asesinato de sus tres perros (a uno le cortaron la garganta, a otro le envenenaron y al tercero le pegaron un tiro).

Reporteros sin Fronteras ha advertido que este retroceso de los derechos no solo se está produciendo en Europa del Este y ha recordado los ataques de los Gobiernos austríaco e italiano a los periodistas, así como la tensión registrada en España durante el referéndum ilegal que se produjo en Cataluña el pasado 1 de octubre de 2017.