El tren de la UE 'Connecting Europe Express' apuesta por una transición ecológica sin fronteras

·2 min de lectura

El nuevo proyecto ferroviario de la Unión Europea (UE), el tren Connecting Europe Express, destinado a impulsar el tráfico ferroviario, es una acción más para el Pacto Verde Europeo. Atravesando el continente, el tren comunitario hizo una parada en Austria, el miembro de la UE con la mayor proporción de pasajeros en tren.

"Para nosotros, el Connecting Europe Express es una muestra en el Año Europeo del Ferrocarril de que los viajes en tren tienen futuro", dice Bernhard Rieder, portavoz de Ferrocarriles Federales de Austria (ÖBB, sus siglas en alemán)

Pero los sistemas ferroviarios nacionales de Europa tienen normas técnicas diferentes, lo que supone un obstáculo para el tráfico ferroviario transfronterizo.

"En todas las fronteras hay nuevas normas, nuevos reglamentos, desafíos técnicos. Esto tiene que cambiar", agrega Rieder.

Alrededor del 25 % de las emisiones de CO2 de la UE proceden del transporte, una cifra que no deja de aumentar. Para lograr la neutralidad climática en 2050, Bruselas quiere triplicar el tráfico de trenes de alta velocidad.

En Austria se recorre el doble de kilómetros por persona en tren que la media de la UE. Según los expertos, esto se debe a las inversiones en infraestructuras y a la frecuencia de las conexiones.

"En la ciudad es definitivamente más agradable porque el tren es más rápido. No te quedas atrapado en los atascos. Pero también es más respetuoso con el medioambiente, porque si viajo solo en coche consumo mucho más CO2 que si viajo en tren", dice una ciudadana austriaca,

Desde 2019, los Ferrocarriles Federales Austriacos solo utilizan electricidad procedente de fuentes de energía renovables. Para ello, la empresa explota ocho centrales hidroeléctricas propias, así como una planta de energía solar.

Daniel Pinka, también de la ÖBB, explica que "se trata de la primera planta fotovoltaica para energía ferroviaria. Con 7 000 paneles, la energía solar se convierte aquí en energía para los trenes, que desde aquí se alimenta directamente a la red ferroviaria."

Aunque el ferrocarril es, con diferencia, el sector del transporte con mayor financiación de la UE, los billetes de tren suelen ser más caros que los de avión. Las ONG critican que ni el IVA ni el impuesto sobre el combustible se apliquen al transporte aéreo.

"Por un lado, adoptamos objetivos climáticos que prevén una reducción significativa de los gases de efecto invernadero y, por otro, seguimos ampliando la red de carreteras, subvencionando el transporte aéreo y los aeropuertos regionales. Esto está en franca contradicción con los objetivos climáticos: necesitamos una ofensiva ferroviaria", denuncia Christian Gratzer de la ONG de movilidad y transporte (VCÖ, en sus siglas en alemán).

Cada vez son más los miembros de la UE que utilizan subvenciones para reducir las tarifas de los trenes. Eslovaquia y Hungría, por ejemplo, ofrecen viajes gratuitos en tren a los pasajeros con bajos ingresos, como las personas mayores. Y Austria lanza ahora un pase anual para todo el transporte público del país, por solo 3 euros al día.

Este artículo forma parte de la Semana de la Movilidad de Euronews:

Del 13 al 17 de septiembre de 2021 exploramos las tendencias que marcan el futuro del transporte y la movilidad personal. Vea más reportajes aquí.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente