Trece militares de Nigeria mueren en un ataque yihadista en el noreste del país

·1 min de lectura
Soldados nigerianos circulan en un vehículo militar por Ngamdu, al noreste de Nigeria, el 3 de noviembre de 2020

Trece soldados nigerianos murieron el sábado en una emboscada de yihadistas vinculados con el Estado Islámico en el estado de Yobe, en el noreste de Nigeria, declararon este lunes a la AFP dos fuentes militares.

Esos combatientes del grupo Estado Islámico en África Occidental (ISWAP) abrieron fuego con armas pesadas y lanzacohetes contra un convoy militar en el pueblo de Gazagana, cerca de la ciudad de Gujba, a 30 kilómetros de la capital estatal Damaturu, según esas fuentes.

El ejército nigeriano, que tiene una tendencia a minimizar el balance de sus víctimas, declaró haber perdido un soldado en esta embocada y haber "neutralizado" 28 yihadistas, según un comunicado oficial.

Pero una fuente militar a la AFP dijo que "perdimos 13 soldados en esta emboscada y varios resultaron heridos".

El convoy se dirigía hacia una base militar ubicada en la ciudad de Buni Yadi, a 50 km de Damaturu, precisó a la AFP una segunda fuente militar, que comunicó el mismo balance.

"Los enfrentamientos fueron feroces y los terroristas también sufrieron bajas", agregó esta fuente, sin brindar el número de yihadistas muertos.

La región de Buni Yadi es uno de los bastiones del grupo Estado Islámico en África Occidental, que lleva a cabo de manera regular ataques contra militares y viajeros.

Desde 2009, el noreste de Nigeria, y más en particular el estado de Borno, es escenario de ataques yihadistas del grupo Boko Haram.

En 2016, Boko Haram se dividió en dos facciones: la dirigida por el jefe histórico Abubakar Shekau y el ISWAP, afiliado al grupo Estado Islámico (EI).

Más de 36.000 personas han muerto y unos 2 millones tuvieron que abandonar sus hogares en la última década a causa de violencia en el noreste de Nigeria.

abu/cma/jhd/mar/zm/eg