Tratan de robarles la cámara a periodistas de TV justo cuando entrevistaban al responsable antiviolencia de Oakland

·3 min de lectura

Numerosas ciudades de Estados Unidos han experimentado recientemente un alza en el índice de crimen, y Oakland, California, es una de ellas. Para cubrir ese fenómeno, periodistas de la televisora NBC se encontraban afuera del edificio de la Alcaldía de esa ciudad entrevistando al encargado de prevención de la violencia.

“Yo pienso que Oakland se merece algo mejor”, les decía a los periodistas Guillermo Céspedes, jefe de Prevención de la Violencia de esa urbe californiana el pasado lunes cuando, de acuerdo al relato del periódico East Bay Times, dos sujetos se acercaron a ellos.

Policías de Oakland investigan la escena de un crimen en esa ciudad californiana, donde se ha registrado un alza en la violencia y la inseguridad. (Getty Images)
Policías de Oakland investigan la escena de un crimen en esa ciudad californiana, donde se ha registrado un alza en la violencia y la inseguridad. (Getty Images)

Iban armados y exigieron a los reporteros que les entregaran su cámara y otros equipos de televisión.

Un momento de tensa confusión se desató entonces. Los asaltantes tiraron al suelo la cámara de los periodistas y el guardia de seguridad de los reporteros sacó su pistola y les ordenó a los sujetos que se fueran.

La policía indicó que los dos individuos decidieron entonces irse de allí sin robarse nada.

Pero el momento en que unos y otros se encararon con armas a la vista habría sido especialmente inquietante.

“Nuestros colegas conducían una entrevista en el edificio municipal de Oakland cuando se les acercaron dos individuos armados… Afortunadamente nuestros colegas están seguros e ilesos”, dijo a The Washington Post una vocera de la televisora NBC.

Imágenes de los instantes en que los periodistas entrevistaban a Céspedes y luego su cámara caía al suelo al ser ellos agredidos por los sujetos pueden verse en el portal Mediaite.

Curiosamente, poco antes de esos hechos el concilio municipal de Oakland había decidido recortarle 18 millones de dólares al plan presupuestal del Departamento de Policía de esa ciudad, a fin de destinar esos recursos a programas de prevención de la violencia y servicios sociales operados por otras dependencias municipales.

En tanto, según el East Bay Times, la policía advirtió que “los sospechosos aún están libres… Alentamos a todos a estar vigilantes de su entorno y a reportar todos los crímenes. Por favor, manténgase seguros”.

Guillermo Céspedes, jefe de Prevención de la Violencia de Oakland, California, era entrevistado por periodistas de NBC cuando dos sujetos trataron de robarse su cámara de TV. (Captura de pantalla / NBC Bay Area)
Guillermo Céspedes, jefe de Prevención de la Violencia de Oakland, California, era entrevistado por periodistas de NBC cuando dos sujetos trataron de robarse su cámara de TV. (Captura de pantalla / NBC Bay Area)

De acuerdo al Post, durante 2021 se han dado en el Área de la Bahía de San Francisco otros incidentes de robos en los que periodistas han sido afectados. En febrero dos sujetos a bordo de un auto Lexus amenazaron y robaron a reporteros de NBC, en marzo un camarógrafo de la televisora CBS/KPIX fue amenazado por armas de fuego por tres sujetos que bajaron de un auto de lujo y le exigieron su cámara. Y otro reportero de esa televisora fue, de acuerdo al recuento del Post, rociado con aerosol de pimienta por un sujeto que le robó su cámara. Ese equipo fue recuperado después cuando un guardia persiguió al ladrón.

La población de esa región californiana ha sufrido el incremento en el índice de crimen mientras se da un fuerte debate sobre cómo utilizar de mejor manera los recursos económicos disponibles para seguridad pública. De acuerdo al Post, el jefe de Policía de Oakland deploró que se pretenda quitarle presupuesto a su departamento, señalando que ello reducirá la capacidad y velocidad de respuesta de su agrupación en momentos en que crece la violencia.

Pero otros señalan que reasignar parte de los recursos de la policía a esquemas de empleo juveniles y a programas para que sean especialistas y no la policía quienes atiendan casos en los que está involucrada una persona con problemas de salud mental puede contribuir a restaurar el tejido social y reducir el crimen y los abusos policiales, una posición que ha cobrado fuerza luego de ominosos casos de brutalidad policiaca que han consternado a la nación, como aquel en el que murió George Floyd, entre otros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente