El tratamiento para un ojo lesionado debería aplicarse en ambos,según estudio

·3 min de lectura

Elche (Alicante), 22 nov (EFE).- El tratamiento para un ojo lesionado o inflamado debería aplicarse en ambos ojos, según recomienda un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche.

Cuando un ojo se inflama o recibe un daño en la superficie ocular, se activan los nervios sensoriales y se provoca una sensación de molestia, irritación o dolor en el ojo afectado. No obstante, algunos pacientes afirman que también sienten molestia o dolor en el otro ojo, el sano, llamado contralateral.

Una investigación de la UMH, publicada en la revista "Frontiers in Medicine", demuestra que existen cambios en la actividad neuronal en ambos ojos, aunque solo se dañe uno, lo que podría cambiar los protocolos existentes en los estudios preclínicos de fármacos, así como los tratamientos oculares de pacientes que acusen de dolor y molestias.

El Grupo de Neurobiología Ocular de la UMH, dirigido por las catedráticas María Carmen Acosta y Juana Gallar, ha estudiado la posibilidad de que estas sensaciones alteradas en el ojo aparentemente sano se deban a un cambio en la actividad de los nervios sensoriales de la córnea del ojo contralateral.

Este trabajo ha sido liderado por las investigadoras de la UMH Carolina Luna y Susana Quirce.

Para probar su hipótesis, compararon la respuesta de los receptores sensoriales de la córnea en los dos ojos de cobayas de laboratorio.

Se expuso uno de sus ojos a condiciones diferentes que emulan la fotoqueratitis o 'ceguera de la nieve' (una enfermedad dolorosa que ocurre cuando el ojo se expone a los rayos ultravioleta), la lesión por microqueratomo (similar a la producida por la cirugía LASIK para corregir la visión) o la deficiencia de lágrima (un problema común del ojo seco que causa mucho dolor).

"En todos los casos también se detectó actividad sensorial alterada en los ojos sanos de los cobayas", ha revelado la investigadora de Neurobiología Ocular Susana Quirce.

Según la también investigadora de la UMH Carolina Luna, esta alteración en paralelo de "los dos ojos tiene dos grandes implicaciones.

"Por una parte, implica que, a la hora de probar nuevos fármacos en estudios preclínicos en los que hasta ahora se aplicaba el medicamento en un ojo y el otro ojo se utilizaba como control, se tendrán que hacer de otra manera", ha dicho.

A su vez, la profesora María Carmen Acosta ha explicado que en la práctica clínica se tendrá que considerar la posibilidad de tratar los dos ojos de un paciente con patología ocular de carácter inflamatorio, aunque ésta solo se dé en uno de ellos para evitar dolor y otros efectos indeseados en el contralateral.

Además de Luna y Quirce, en el estudio han participado miembros del grupo de investigación en Neurobiología Ocular de la UMH Adolfo Aracil, Carlos Belmonte, Juana Gallar y María Carmen Acosta.

El trabajo ha contado con la financiación de la Agencia Estatal de Investigación y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, así como del programa de Excelencia Prometeo de la Generalitat.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente