Tratado para la prohibición de armas nucleares entrará en vigor en enero

Philippe RATER
·4 min de lectura
Un hombre mira el noticiero sobre el desfile militar que conmemora el 75º aniversario del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, en una estación de ferrocarril de Seúl, Corea del Sur, el 10 de octubre de 2020

Tratado para la prohibición de armas nucleares entrará en vigor en enero

Un hombre mira el noticiero sobre el desfile militar que conmemora el 75º aniversario del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, en una estación de ferrocarril de Seúl, Corea del Sur, el 10 de octubre de 2020

Un tratado internacional que prohíbe las armas nucleares fue ratificado por el país número 50 -Honduras-, dijo el sábado la ONU, lo que permitirá la entrada en vigor en 90 días de este texto que sus promotores califican de "histórico".

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, celebró la "culminación de un movimiento mundial para llamar la atención sobre las catastróficas consecuencias humanitarias de cualquier uso de armas nucleares".

"Representa un compromiso significativo hacia la eliminación total de las armas nucleares, que se mantiene como la más alta prioridad en desarme de las Naciones Unidas", añadió.

Aunque las grandes potencias nucleares no han firmado el tratado, los activistas que han impulsado su entrada en vigor esperan sin embargo que sea más que simbólica y que a largo plazo tenga un efecto disuasivo.

"Hoy es un día de victoria para la humanidad y una promesa para salvar el futuro", dijo Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), en un comunicado. 

La Campaña Internacional por la Abolición de Armas Nucleares (ICAN), la ONG que obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 2017 por su papel en el desarrollo de este tratado, saludó un anuncio "histórico".

Varios países han ratificado recientemente el tratado, entre ellos Nigeria, Malasia, Irlanda, Malta y Tuvalu. 

México, Venezuela, Uruguay, Sudáfrica, Vietnam están entre los países que ya lo ratificaron.

Debe entrar en vigor el 22 de enero de 2021, dijo la ONU.

El Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares, que prohíbe el uso, desarrollo, producción, ensayo, estacionamiento, almacenamiento y amenaza del uso de ese tipo de arsenal, fue aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas en julio de 2017, con el voto de 122 países.

El texto fue firmado por 84 países, aunque no todos lo han ratificado.

Los principales países con armas nucleares, incluidos Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China y Rusia, no lo han firmado. 

En América Latina aún no lo avalan Brasil, Perú, Chile, Colombia entre otros países firmantes, según el sitio de la ONU. Argentina no lo firmó.

- Estigmatizar el arma nuclear -

Los estados poseedores de armas nucleares sostienen que sus arsenales sirven de disuasión y dicen que están comprometidos con el Tratado de No Proliferación de armas nucleares.

Sin embargo, los activistas a favor de la abolición esperan que la ratificación de este tratado tenga el mismo impacto que los acuerdos internacionales anteriores que prohíben las minas terrestres y las bombas de racimo, estigmatizando la posesión y el uso de armas nucleares, lo que podría conducir a un cambio de comportamiento incluso de países no signatarios. 

"Demasiada gente acepta las armas nucleares como una parte inevitable de la arquitectura de seguridad internacional", afirmó Peter Maurer. 

"El tratado de prohibición de las armas nucleares nos permite imaginar un mundo libre de estas armas inhumanas como un objetivo alcanzable", agregó. 

ICAN dijo en un comunicado que espera que las "compañías dejen de producir armas nucleares y que las instituciones financieras dejen de invertir en compañías productoras de armas nucleares".

En Twitter, el canciller de Austria, Sebastian Kurz, recordó el "papel decisivo" de su país junto a otras naciones en la defensa de este texto y dijo que su entrada en vigor es "un paso importante hacia nuestro objetivo de un mundo sin armas atómicas".

Este paso, por el momento sumamente simbólico, se produce en un contexto de fuertes tensiones en torno al tema del desarme. 

El Tratado sobre Fuerzas Nucleares Intermedias (INF, por su sigla en inglés), firmado en 1987 entre Washington y Moscú, que resultó en la destrucción de alrededor de 2.700 misiles con un alcance de 500 a 5.500 km, está de hecho paralizado desde 2019, para disgusto de los europeos. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo denunció tras acusar a Rusia de no respetarlo. 

Desde entonces, el tratado New Start entre Estados Unidos y Rusia, concluido en 2010, que expira a principios de 2021, se considera el último acuerdo nuclear aún en vigor, y contiene los arsenales de ambos países por debajo de sus picos de la Guerra Fría. 

Washington y Moscú acaban de acordar un principio de prórroga de un año, el tiempo para resolver las cuestiones de fondo.

prh-hr/ybl/dg/rsr/af