Una transición económica demasiado lenta para enfrentar el cambio climático

·4 min de lectura

Desde la firma de los acuerdos de París en 2015, la transición hacia energías más limpias ha progresado, pero de manera demasiado lenta para limitar el calentamiento a 2 °C, y de ser posible a 1,5 °C, con respecto a fines del siglo XIX. Y nada dice que la crisis del covid acelere el movimiento.

Progresos

- BOOM DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES

Las energías renovables son ahora la segunda fuente de electricidad del mundo, con 26% del total en 2019, detrás del carbón pero delante del gas y el sector nuclear.

Los sectores eólico y fotovoltaico vieron caer sus precios, y crecieron desde 1990 a tasas medias de 22% y 36%. Incluso en 2020, año del covid, se sumaron 260 gigavatios (GV) de capacidad, la mitad de ellos en China, que superó el anterior récord anual de 30%, según la Agencia Internacional para las Energías Renovables (IRENA).

Pero esto no alcanza. El porcentaje de los combustibles fósiles en el consumo final de energía (electricidad, combustibles, gas y carbón utilizados directamente en las fábricas...) es igual de alto que hace diez años: carbón, petróleo y gas representaban 80,2% en 2019 (80,3% en 2009).

- CAMBIO EN EL SECTOR AUTOMOVILÍSTICO

Empujado por las normas y el declive del diésel, los fabricantes se encuentran en la etapa post-motor térmico.

Volvo, Jaguar y Lancia serán muy pronto 100% eléctricos, y Stellantis (Peugeot, Fiat...) ya no desarrolla más sus motores de combustible.

Pero los vehículos eléctricos suponen menos del 5% de las ventas de autos nuevos (7,5% en Europa). La estrella continúa siendo el SUV (vehículo utilitario deportivo): 42% del mercado en 2020, un récord que ha aumentando la emisión de CO2 con respecto al año anterior, cuando los otros sectores han visto desplomarse las suyas, indica la Agencia Internacional de Energía (AIE).

- AMBICIONES EN EL HIDRÓGENO

China, Japón, UE, Australia... decenas de países y numerosas empresas se lanzaron en la descarbonización del hidrógeno, es decir su producción sin recurrir a hidrocarburos, lo que volvería verdaderamente más verde la industria y el transporte pesado.

Pero la demanda y la bajada de costos deben ser más sostenidos, afirma la AIE, y las inversiones deben multiplicarse por cuatro hasta 2030.

- UN PRECIO DEL CARBONO

A mediados de 2021, 47 jurisdicciones (países, provincias o grupos de países/provincias), que corresponden al 60% del PIB mundial, disponían de un precio del carbono (tasa o mercado de cuotas), según el instituto de economía para el clima I4CE.

Sin embargo, ese precio oscila entre 1 y 123 dólares por tonelada de CO2, y es inferior a 10 dólares para más del 75% de las emisiones cubiertas. Los precios deberían ser de entre 40 y 80 dólares para disuadir de manera suficiente del recurso a los fósiles.

- ABUNDANCIA DE COMPROMISOS

Las empresa multiplican las promesas y, como los Estados, se comprometen a la neutralidad carbono para 2050. Pero su impacto es difícil de evaluar.

Preocupaciones

- REACTIVACIÓN MODERADA

Para la red de expertos Ren21, "2020 habría podido cambiar la situación", pero los planes de reactivación de los Estados otorgan a las energías fósiles seis veces más de inversiones que a las renovables.

Las emisiones de CO2, tras un retroceso de 7%, deberían alcanzar un nivel récord de aquí a 2023 si no se reorientan las inversiones.

- EMERGENTES EN PROBLEMAS

La inversión en las energías verdes retrocede desde hace algunos años en los países emergentes y en desarrollo (excepto China), y el covid no ha ayudado.

Estos países exhiben apenas 20% de las inversiones necesarias para su descarbonización, según la AIE: "Albergan dos tercios de la población mundial, generan 90% del crecimiento de las emisiones pero reciben 20% de los financiamientos consagrados a las energías limpias".

- EL CARBÓN, REY INTOCABLE

Con la reactivación, la demanda de carbón, primer vector del calentamiento climático, volvería a su nivel de 2019, a raíz de las necesidades eléctricas de Asia.

Hoy en día, 82% de los proyectos de centrales están concentrados en China (55%), India, Vietnam, Indonesia, Turquía y Bangladés.

Sin embargo, desde 2015 el número de proyectos cayó 76%, según el centro de reflexión E3G, y 44 países prometieron no abrir más plantas de este tipo. China, primer patrocinador público, anunció en septiembre que no construiría más centrales de carbón en el extranjero.

"Es hora de que el sector privado -que financia 87% del carbón en el extranjero - se sume", afirma Kevin Gallagher, de Boston University.

- LOS BOSQUES TROPICALES SE REDUCEN

Los bosques tropicales primarios perdieron en 2020 una superficie equivalente a Holanda, según Global Forest Watch. Los responsables de esto son la agricultura, la industria maderera, la actividad minera y los incendios.

En la Amazonia brasileña, la deforestación en 2020 transformó ese fundamental receptor de carbono en emisor neto de CO2.

cho/jmi/ico/mar/erl

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente