Por qué el discurso de Vladimir Putin sobre la OTAN que muchos comparten tiene trampa

·4 min de lectura

El 2022 ha empezado de la misma manera en la que se cerró el 2021 entre Rusia y Ucrania. Con la acumulación de tropas rusas en la frontera que hacen temer una invasión inminente.

Las tensiones entre ambas naciones tienen una razón de fondo que desde Moscú no se cansan de explicar: la posibilidad de la entrada de los ucranianos en la OTAN, lo que significaría que Rusia tendría las armas de Estados Unidos y otros aliados muy cerca de sus principales ciudades, conllevando un riesgo para su seguridad.

Un escenario que trae bastantes recuerdos a varias décadas atrás cuando durante la Guerra Fría las tensiones entre estadounidenses y soviéticos estuvieron a punto de desembocar en una guerra nuclear de imprevisibles consecuencias. Entonces, ambos países también vieron cómo las armas del enemigo estaban prácticamente a sus puertas, concretamente en Turquía, por un lado, y en Cuba, por el otro.

Vladimir Putin, presidente ruso. (Photo by Sergei Savostyanov\TASS via Getty Images)
Vladimir Putin, presidente ruso. (Photo by Sergei Savostyanov\TASS via Getty Images)

Aunque todavía no se ha llegado a ese punto y ojalá que no se llegue de nuevo, lo cierto es que las similitudes son llamativas. Cabe recordar que la OTAN es una alianza de defensa colectiva en la cual los estados miembros se comprometen a la defensa de cualquiera de los firmantes en el caso de ser atacado por una potencia externa a ella.

En los últimos años antiguos miembros del Pacto de Varsovia como República Checa, Hungría, Bulgaria o Rumanía, entre otros, se han ido uniendo a la OTAN, provocando que Rusia esté cada vez más rodeada. Para Moscú la línea roja son Georgia y Ucrania, con los que comparte frontera.

En este sentido, Vladimir Putin, presidente ruso, ha sido contundente al ser preguntado sobre el conflicto en ciernes en la frontera ucraniana.

"Es inaceptable un mayor desplazamiento de la OTAN hacia el este. ¿Estamos poniendo misiles junto a las fronteras de Estados Unidos? Es Estados Unidos con sus misiles el que ha venido a nuestra casa. Están en nuestra puerta. ¿Es una exigencia excesiva no poner más sistemas de ataque cerca de nuestra casa? ¿Cómo se sentirían los estadounidenses si pusiéramos nuestros misiles en la frontera entre Canadá y Estados Unidos o en la frontera entre Estados Unidos y México?", se preguntaba.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Un discurso en el que Rusia justifica una posible invasión a Ucrania ante el riesgo de tener armas enemigas en su frontera, sin embargo, el presidente ruso olvida que Moscú hizo exactamente lo mismo en 1962. La Unión Soviética, entonces liderada por Nikita Kruschev, instaló misiles nucleares en Cuba para disuadir a Estados Unidos de invadir la isla.

Estos proyectiles tenían un alcance máximo de 2.000 kilómetros, por lo que podían llegar fácilmente a ciudades como Nueva York, Washington, Houston o Atlanta. Fueron 13 días en los que el mundo temió por una guerra nuclear, hasta que finalmente las negociaciones entre ambas naciones dieron resultado.

La URSS se comprometió a retirar estos misiles de Cuba con la promesa de que los estadounidenses no invadirían la isla y Estados Unidos a cambio desmanteló en secreto los misiles que había desplegado en Turquía y que tenían capacidad de alcanzar las principales ciudades rusas.

Misiles soviéticos desplegados en Cuba en 1962. (Photo by: Photo12/Universal Images Group via Getty Images)
Misiles soviéticos desplegados en Cuba en 1962. (Photo by: Photo12/Universal Images Group via Getty Images)

Han pasado más de 60 años desde entonces, la Guerra Fría ha terminado, pero la retórica rusa sigue siendo la misma de entonces. Y es que Ucrania, como país soberano que es, tiene todo el derecho del mundo de entrar en la OTAN o en cualquier organización que quiera, independientemente de quién se encuentre al otro lado de la frontera.

En este sentido, cabe recordar que ya en el año 2014 Rusia se anexionó la península de Crimea, que pertenecía a Ucrania, un movimiento hostil que fue muy criticado por la comunidad internacional, pero que no tuvo consecuencias más allá de algunas sanciones.

Así pues, nos encontramos en un callejón sin salida, Estados Unidos quiere reforzar a Ucrania para evitar el expansionismo ruso y Rusia se siente en riesgo por esta defensa y amenaza con más expansionismo.

Lo cierto es que el escenario parece mucho más cercano al siglo XX y a los conflictos permanentes entre dos grandes potencias por ganar zonas de influencia en el mundo que al siglo XXI, que teóricamente se caracteriza por la globalización y la resolución pacífica de los conflictos.

Tanto Estados Unidos (y la OTAN en su conjunto) como Rusia están jugando con fuego y continúan con sus rencillas heredadas desde la Guerra Fría. Este nuevo conflicto no parece tener una solución fácil a no ser que las negociaciones se impongan a las tensiones.

EN VÍDEO I Un manifestante la emprende a golpes sin ninguna protección contra la policía antidisturbios durante las protestas históricas en Rusia

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente