Tour de Francia: Pogacar vence en Peyragudes, pero apenas descuenta a Vingegaard

·4 min de lectura
© Guillaume Horcajuelo / EFE

El esloveno culminó una excelente participación del UAE Emirates y se quedó con la 17° etapa en un esprint contra el danés. Sin embargo, únicamente pudo acortar la brecha por cuatro segundos gracias a las bonificaciones. Destacada labor de Mikkel Bjerg y Brandon McNulty demoliendo el pelotón y dejando en el camino a todos los gregarios del Jumbo-Visma. Nairo Quintana no resistió el ritmo y se alejó del objetivo del podio.

El primer trayecto montañoso de los Pirineos fue el escenario de una contienda mano a mano entre Tadej Pogacar y Jonas Vingegaard, que arrojó una victoria y un descuento del esloveno, pero no significativo como para inquietar el dominio del danés sobre el maillot amarillo.

Durante los 130 kilómetros que unieron Saint-Gaudens con Peyragudes, hubo un trabajo sobresaliente de los gregarios del UAE Emirates para desgastar al pelotón. Luego del retiro de Rafal Majka, la respuesta de la escuadra que comanda Pogacar fue destacada, logrando que se descuelguen los miembros del Jumbo-Visma y dejando aislado a Vingegaard.

Mikkel Bjerg sostuvo el ritmo del pelotón en la primera parte, pero los últimos 30 kilómetros estuvieron marcados por la implacable actuación del estadounidense Brandon McNulty, que se quedó con la distinción a la combatividad. Sin embargo, esto no terminó de ser aprovechado por Pogacar, quien no lanzó ataques hasta faltando medio kilómetro para cruzar la meta.

Sin distanciarse lo suficiente como para picarle segundos a Vingegaard, el prodigio del ciclismo solamente descontó cuatro segundos gracias a las bonificaciones por haber ganado la etapa. Ahora, a la espera del plato fuerte de los Pirineos con la alta montaña del jueves, son 2:18 minutos los que lleva el danés sobre el balcánico.

Pogacar, que este miércoles conquistó su tercera etapa personal en la actual edición del Tour de Francia, dijo que es "optimista" para la cima de Hautacam que tendrá lugar el jueves y que "es más dura".

"No hemos podido hacer más, mañana tenemos otra oportunidad, pero hoy quiero disfrutar de la victoria, aunque ya estoy pensando en la etapa de mañana", afirmó. "Pese a las bajas [NDR: en los últimos dos días cayeron Majka y Marc Soler], tenemos armas, hay formas de intentarlo y daremos todo", cerró.

Por su parte, las jornadas pasan y el maillot amarillo sigue en manos de Vingegaard. El escandinavo remarcó que lleva bien la presión de ser el dueño del liderazgo general. Para eso, reconoció, fue importante el consejo de su novia sobre no leer a la prensa.

"No lo hago, es una forma de controlar la presión del maillot amarillo. No dejo que eso me distraiga", explicó.

Sobre la etapa del miércoles detalló que buscaron "tenerlo todo controlado y pelear hasta el final" y subrayó que está conforme con el resultado. "Solo perdí cuatro segundos de la bonificación", destacó.

En otro aspecto del Tour, Wout van Aert se aseguró la posesión de la vestimenta verde y debe llegar a París para consagrarla. El belga calificó como "un objetivo cumplido" el ser líder de la tabla por puntos.

Respecto al desempeño por la lucha en la general, afirmó que no tuvo más piernas para aguantar a Bjerg, a quien elogió diciendo que "hizo un gran trabajo y está mejor que al inicio". "Jonas supo defender muy bien su puesto, le fue bien y dio un paso más", agregó.

Nairo Quintana se alejó del podio, pero es optimista

El colombiano llegó a esta etapa de montaña con aspiraciones serias de sostenerle la disputa por el tercer puesto al británico Geraint Thomas. Sin embargo, el miércoles no fue un buen día para Nairo Quintana, que quedó décimo y terminó más de un minuto después del británico.

La primera etapa de montaña en los Pirineos dejó al boyacense a 3:32 minutos de Pogacar (Thomas quedó a 2:07) y ahora está a 2:57 minutos del último eslabón del podio. En tanto que retuvo el cuarto puesto por apenas cuatro segundos, luego de que el francés David Gaudu le recortara cinco.

"Yo regulé bien, he entrado en buena condición física en la meta. Creo que otros se han vaciado más y puede que lo paguen mañana", advirtió. La etapa del jueves es auspiciosa para los escaladores como él.

"Es una buena oportunidad para nosotros, todo el equipo está motivado para conseguir el podio", resaltó. Por último, cerró que "mañana puede pasar cualquier cosa".

En tanto que Rigoberto Urán buscó ser parte de la fuga, pero no aguantó el frenético ritmo impuesto por el UAE Emirates. El colombiano cruzó la meta 28°, a casi diez minutos; Daniel Martínez lo hizo 77°, a 25 minutos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente