Tortilla en lata, chorizo en frasco, vino en bote... Así son las nuevas conservas

·4 min de lectura

No cabe duda de que, en los últimos tiempos, el ámbito de la comida preparada para llevar ha experimentado un auge enorme. Curiosamente, cada vez nos interesa más la comida pero también tenemos menos tiempo para meternos entre fogones. Es decir, que la frecuencia con la que abrimos y consumimos productos ya listos ha aumentado exponencialmente. Por eso, no nos extraña que el universo de las conservas se esté expandiendo de manera notable. Lo curioso es que, en los últimos tiempos, han aparecido nuevas conservas con las que antes no hubiéramos ni soñado. Aquí van algunas de las latas más sorprendentes de los últimos tiempos.

La tortilla viajera de la Cocina de Senén. Foto: La cocina de Senén
La tortilla viajera de la Cocina de Senén. Foto: La cocina de Senén

Tortilla de patata ¡en conserva! En la reciente edición de la feria Alimentaria que se celebra en Barcelona, uno de los productos que más llamaron la atención fue la tortilla en lata de La Cocina de Senén. Tras el invento está el cocinero Senén González, del restaurante vitoriano Sagartoki. Autor de una tortilla que ha ganado numerosos premios, la comercializa congelada desde hace años con gran éxito. La diferencia es que la nueva -bautizada de manera adecuada como "viajera"- no necesita de ningún proceso para su conservación. Se presenta en una lata lista para ser abierta y degustada (aunque un toque de microondas le viene bien). Resiste hasta un año sin necesidad de frío de ningún tipo y cuenta con algunos trucos para resistir sin necesidad de frío. Entre otros trucos, se ha reemplazado parte del huevo por una fibra alimentaria. A la venta a partir de junio, se trata de una tortilla individual que tendrá un precio de 3 euros. Las impresiones de los primeros que han podido probarla es que se trata de una tortilla mejor que la media de las preparadas que pueden encontrarse en supermercados, pero que queda lejos de la célebre tortilla congelada de Senén.

El chorizo en tarro de cristal de Arturo Sánchez. Foto: Arturo Sánchez
El chorizo en tarro de cristal de Arturo Sánchez. Foto: Arturo Sánchez

Embutidos ¡en frasco! ¿Chorizo o salchichón en tarro de cristal? Pues sí. La empresa de ibéricos Arturo Sánchez acaba de lanzar al mercado una nueva gama de productos en tarro de cristal envasados al vacío. Según explican desde la empresa, el tarro de cristal permite que los embutidos conserven intactas todas sus propiedades. Lo que posibilita esta idea es prescindir de los habituales envases plásticos que estén en contacto directo con el producto para que los embutidos lleguen al consumidor en el mejor estado posible. Además, estos tarros de cristal pueden ser reutilizados sin ningún problema para almacenar en casa desde arroz o legumbres hasta platos cocinados en el congelador. Todo un cambio radical para las tradicionales barras de chorizo o de salchichón pero que parece que ha llegado para quedarse, a la vista de los beneficios no solo gustativos, sino también medioambientales. El siguiente reto: presentar el jamón ibérico en uno de estos recipientes. ¿Se atreverán?

El revolucionario txakoli en lata Xarmant. Foto: Xarmant
El revolucionario txakoli en lata Xarmant. Foto: Xarmant

Vino y aceite ¡en lata! No es que no hubiera vinos en el mercado comercializados en lata hasta ahora. Lo que ocurría es que solía tratarse de vinos sin la protección de una denominación de origen. En resumen, productos económicos que no se caracterizaban por su calidad. Esto puede estar cambiando. Artomaña Txakolina, una empresa alavesa que elabora txakoli, el vino blanco vasco, está valorando la posibilidad de envasar su producto en lata con el objetivo de ampliar su penetración en el mercado norteamericano. La posibilidad ha levantado una gran polvareda y ha hecho que hayan aflorado tensiones entre las distintas demoninaciones de origen de este vino. Desde Artomaña Txakolina aseguran que el vino no pierde calidad en absoluto. No solo el vino de calidad ha abrazado también la lata como un envase idóneo. También hay aceites de oliva virgen extra que se presentan en una lata que puede recordar a la de una cerveza o un refresco. Es el caso del que elaboran en Bodegas NOC, un monovarietal de picual obtenido directamente y solo mediante procedimientos mecánicos de extracción en frío y limpieza del aceite por decantación estática. Además, está envasado en rama y sin filtrar, lo que le ayuda a mantener todos sus componentes y aromas. Es decir, todos los indicadores que suelen asociarse con un aceite de oliva virgen extra de calidad están presentes, en lo que parece un desafío a todos aquellos que aseguran que únicamente el vidrio puede salvaguardar las características organolépticas del oro líquido.

VÍDEO | Aventuras gastronómicas: tortilla de maíz azul

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente