Tormentas dejan 3 muertos en Gran Bretaña

DANICA KIRKA y JAN M. OLSEN
Las inundaciones causadas por la tormenta en York, en el norte de Inglaterra, el 17 de febrero del 2020. (Danny Lawson/PA vía AP)

LONDRES (AP) — Gran Bretaña emitió el lunes alertas por inundaciones graves luego de que la tormenta Dennis azotó algunas regiones con torrenciales aguaceros.

Una mujer fue hallada muerta tras ser arrastrada por la corriente, la tercera víctima confirmada por el fenómeno meteorológico.

Más al este, en Alemania, la tormenta causó accidentes viales en los que nueve personas resultaron heridas, y numerosos árboles cayeron sobre calles y vías férreas. En otras zonas del norte de Europa se reportaron apagones e inundaciones.

Para el lunes por la noche, la Agencia Ambiental británica emitió varias advertencias de inundación en los condados de Herefordshire, Staffordshire y Worcestershire, en la región central de Inglaterra. También había otras 200 advertencias de inundaciones de menor nivel.

El lunes se emitieron unos 480 avisos preventivos por inundaciones en toda Inglaterra, la mayor cantidad que se tenga registrada, agregó la agencia.

La cifra de fallecimientos por la tormenta subió a tres después de que la policía de West Mercia indicó que se había hallado un cadáver mientras se buscaba a una mujer de 55 años que desapareció desde el domingo cerca de Tenbury, en Worcestershire.

Un hombre que cayó a las aguas en el mismo incidente fue sacado y llevado en helicóptero a un hospital, donde se le reporta estable, señaló la policía.

El fenómeno climatológico generó vientos de más de 145 kilómetros por hora (90 millas por hora) y precipitaciones de hasta 150 milímetros (6 pulgadas) en Gran Bretaña el fin de semana.

Algunos ríos en el norte de Inglaterra aún no se habían rebosado. En la ciudad de York, las autoridades estaban colocando más de 4.000 costales de arena en la ribera del río Ouse, que según estimaciones se desbordará el martes.

Otros habitantes de Gales y del oeste de Inglaterra removían escombros el lunes después que la tormenta inundó calles, vías férreas, viviendas y negocios, y causó estragos en el transporte. Algunos habitantes narraron que temían por su vida.

Jeanette Cox, de 68 años, y su hija Rachel se despertaron al escuchar el rugido de la corriente en el poblado galés de Nantgarw, cerca de Cardiff, a eso de las 4 de la madrugada del domingo. Cox indicó que lo único que sobrevivió intacto fue el retrato de su boda. Su esposo murió de cáncer en el 2009.

“Estaba totalmente oscuro, lo único que se escuchaba era el rugido de las aguas. Nunca he visto algo así; estaba realmente asustada”, contó la mujer.

___

Olsen reportó desde Copenhague. Jill Lawless contribuyó desde Londres.