El toque a María Patiño en el 'Deluxe' por Alba Carrillo

María Patiño en el 'Deluxe' (Telecinco/Mediaset)
María Patiño en el 'Deluxe' (Telecinco/Mediaset)

Lo que cambian las cosas. Hace un año parecía que Alba Carrillo no quería oír ni hablar de Sálvame, el Deluxe y mucho menos Jorge Javier Vázquez (y viceversa). El polémico paso de su madre, Lucía Pariente, por Secret Story fue la causa de una ruptura abrupta de la modelo con medio Telecinco. Sin embargo, su escarceo con Jorge Pérez la ha vuelto a colocar en primera línea. Todos parecen adorarla, bueno, todos menos María Patiño, que este sábado dijo lo que pensaba de ella sin pelos en la lengua y recurrió a la hemeroteca para que no nos olvidemos de ciertos detalles. Unas palabras que tuvieron sus consecuencias.

Este fin de semana el programa contaba con un polígrafo muy curioso. Miguel Frigenti y Marta López se sentaban a aclarar todo sobre la historia de Alba. ¿Desde cuándo terceros tienen que contar la historia de su protagonista en nombre de ella? Un poco incongruente y quizá un abrir de boca para lo que se viene. Mientras esto pasaba, la que se lo pasó pipa en la fiesta de la cadena, veía atentamente el programa en casa de unos amigos. Lo sabemos porque cuando ella consideró que algo que se dijo no era lo correcto, se encargó de escribir a uno de los colaboradores, Víctor Sandoval, para puntualizar. No estuvo, pero no perdió coba. Eso sí, sus amigos de turno dieron la cara quedando no siempre bien por la manera en la que 'descuartizaron' verbalmente a Jorge, el que un día fue su amigo y ahora es malo, malísimo.

Desde que comenzó el polígrafo, la cara de María Patiño nos hizo ver que, aunque tenía que ser imparcial al ejercer de presentadora ese día y no de colaboradora, había cosas que no se iba a callar. Y así mismo fue. La periodista dejó muy claro que hasta que no escuche a Jorge de su propia boca dando su versión de los hechos, ella no iba a atacarle de la manera en que todo el mundo lo estaba haciendo. Consciente de que el ganador de Supervivientes no lo hizo bien, la presentadora, en cambio, le dio el beneficio de la duda y no se dejó llevar por los comentarios de los demás. Para María no es posible que Jorge haya pasado de ser un tío genial al tipo que se las liga a todas y lo ha hecho todo por interés. Algo no le cuadra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Era precisamente en esta noche en el Deluxe que María anunciaba la gran posibilidad de que Jorge entrara en un reality de la cadena próximamente. Los gritos y caras de asombro de los allí presentes no se hicieron esperar. ¿A qué viene tanta sorpresa y crítica si esto es lo común en estos casos? Frigenti y Marta aseguraron que Jorge ha aprovechado el tirón y la subida de su caché para supuestamente entrar en este programa. Y ahí estuvo María para defender el derecho de todos de hacer lo que les dé la gana, como han hecho muchos, incluida Alba Carrillo.

Para empezar no está demostrado si esa negociación fue antes o después de que saltara el escándalo, y si hubiera sido tras lo sucedido, Jorge es un personaje de interés en este momento que puede dar mucho jugo y contenido a la cadena, ¿por qué criticarlo y echar piedras contra el propio tejado de la cadena por contratar a alguien que es noticia? María no entendió este avasallamiento contra él y, más que defenderle, simplemente recordó que siempre se han gestionado las cosas así, si no, no habría realities, tramas ni interés que valga para la audiencia. "Cada vez que un personaje se convierte en noticia, espera el momento oportuno para aprovecharse de la situación para dar una exclusiva en una revista, en el Deluxe o en un realiaty, y con golpes de pecho de yo no hablo pero ahora hablo para defenderme. Hasta que yo no escuche a Jorge Pérez diciendo que los que trabajamos en esto somos una mierda, yo lo voy a poner en duda", expresó tajante.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Después de unas cuantas intervenciones de María llevando un poco la contraria al personal y manteniéndose firme en sus opiniones, como siempre lo ha hecho, llegó el plato fuerte. Ya no pudo más de cierta hipocresía y les recordó a todo el mundo el comportamiento de Alba con Sálvame, sus compañeros y el Deluxe en su momento de máximo cabreo. Quiso que a nadie se le olvidara. "Alba Carrillo en otras ocasiones ha dicho que este programa no le gusta y no ha querido trabajar con nosotros. Hombre ya está, que me voy a enfadar. Claro que a Alba tú la quieres y yo no digo que no, pero Alba ha tenido momentos que no ha querido pisar este plató porque consideraba que somos una gente que en ese momento no le gustaba, ¿o no es cierto lo que estoy diciendo?", dijo dirigiéndose al director. Se notó, al menos desde casa que le hablaron desde el pinganillo para frenar su discurso contra Alba, también para avanzar y no dejarla mal. Esa fue mi percepción. Si están en plena negociación, no vendría bien que se le cante las cuarenta y espantarla.

Pero Patillo siguió. "De la misma manera que en otras ocasiones ella ha vendido en una revista sus deslealtad o su separación y ha elegido el momento oportuno, y Feliciano nunca se ha expresado públicamente, esta vez ha decidido hacerlo en su programa. Considero que tanto Alba como Jorge juegan en la misma liga y hacen exactamente lo mismo", dijo alto y claro. Pero tuvo que ir bajando el tono pues, por lo que una puede suponer después de muchos años viendo televisión, es que no quisieran cargarse esa posible visita de Alba al Deluxe próximamente. El director insistió y ella contestó. "El director la quiere en el poli y si yo me tengo que quedar en casa, yo me quedo.. Y España y la cadena entera, y el mundo entero la quiere en poli", dijo María con ironía, quien finalmente hizo caso a las indicaciones y prosiguió.

No hubo mal rollo, pero sí tensión. Alba es el personaje del momento y aunque ella ya lo ha soltado todo en su programa Ya es mediodía, donde aseguró que la tensión sexual ya estaba más que resuelta, faltan los detalles. Y eso es lo que parece que quiere el Deluxe para el próximo sábado. Hace unos días Alba dijo que no se haría un polígrafo pero que daba permiso a Marta para hacerlo en su nombre. Así ha sido. ¿Cumplirá su palabra o seguirá el espectáculo?

Queda una semana por delante para ver si finalmente Alba accede a sentarse en el programa del que tanto despotricó. No me extrañaría nada. Atrás quedaron sus lágrimas de disgusto cuando las imágenes con Jorge vieron la luz. Ahora contagia la sensación de estar encantada de la vida por ser el centro de atención y así lo demuestra con su sonrisa perenne cada vez que le preguntan del tema. Lo triste es que sea de nuevo la estrella por algo tan desagradable. Como espectadora no niego que verla en el Deluxe sería interesante, pero más que por su ya trillada historia con Jorge, por su cara a cara con Jorge Javier. Eso sí que no me lo pierdo, si llega a pasar.

Más historias que te puedan interesar: