Un nuevo ‘Me Too’ inunda las redes: “Me pegó una paliza hasta dejarme inconsciente al grito de maricón”

·2 min de lectura
Imagen de la protesta en la Puerta del Sol (Madrid) por el asesinato de Samuel Luiz, el 5 de julio de 2021. (Photo: Guillermo Gutierrez Carrascal/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Imagen de la protesta en la Puerta del Sol (Madrid) por el asesinato de Samuel Luiz, el 5 de julio de 2021. (Photo: Guillermo Gutierrez Carrascal/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

El asesinato del joven Samuel Luiz por una brutal paliza en A Coruña mientras le gritaban “maricón” ha sacado a la superficie una avalancha de agresiones LGTBIfóbicas que sufre el colectivo.

Este lunes hubo concentraciones en numerosos municipios del país para condenar el asesinato, pedir justicia para Samuel y denunciar lo que tantas personas de la comunidad LGTBI tienen que soportar a diario. Las calles se llenaron de proclamas y denuncias, pero también las redes sociales.

En Twitter, el despacho de abogados Olympe Abogados, que se define como “adaptado a las necesidades sociales actuales”, feministas y LGTBQI+, pidió a la comunidad que se abriera y contara sus experiencias como víctimas del odio. “Contad vuestras historias, si tenéis fuerza, y que se entere el mundo entero de la opresión que sufre el colectivo LGTBI día a día”, escribieron junto al hashtag #YoSoySamuel.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ellos mismos empezaron contando lo que sufrió su director jurídico, Isaac Guijarro González, a quien intentaron tirar de su moto mientras le gritaban “maricón” y “chupapollas”. “Isaac se encaró, le intentaron pegar y robar el móvil”, explican, pero todo ocurrió a plena luz del día y los agresores decidieron irse. “De ser de noche, ¿habría acabado igual?”, plantean.

El tuit ha recibido más de un centenar de respuestas, en las que los usuarios cuentan su propia historia de LGTBIfobia. Como la de Álex, que recuerda “cinco años de acoso escolar, de insultos, risas y golpes”, “días sin dormir por la taquicardia y el miedo de ir al colegio”, e insultos hasta de familiares.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También está la historia de Juli, que un día se encontró en la puerta de su casa un grafiti que ponía “Juli ma...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente