Toneladas de peces muertos en el río Oder, entre Polonia y Alemania

·1 min de lectura

Peligro por contaminación en el río Oder, en la frontera entre Polonia y Alemania.

La primera consecuencia son miles de peces muertos flotando a la superficie de este río a su paso por Brandeburgo, el land que rodea Berlín. Y la sequía, con el nivel del caudal muy bajo, unida a esta polución, dificulta aún más la supervivencia de los peces.

Fuentes polacas han informado de hasta diez toneladas de peces muertos.

El jefe de la autoridad polaca del agua, Sias Grzegorz Daca, se lamentaba: "Estamos ante una gigantesca y escandalosa catástrofe ecológica. A partir de los primeros cálculos de los daños medioambientales a los peces, porque aquí se trata sobre todo de peces muertos, podemos hablar de unos costes de varios millones de zlotys".

Los análisis realizados en las aguas del río destacan la presencia de una alta concentración de mercurio, probablemente procedente de vertidos industriales.

Se recomienda a los habitantes de ambas orillas del río Oder de evitar cualquier contacto con el agua y los peces.