Todos los secretos del ramen, el plato de moda

Winter is coming… ahora sí que sí, parece que finalmente la meteorología y el calendario se han puesto de acuerdo y comienza a hacer fresqui…  Es el momento de las lentejas, la fabada y demás recetas de cuchara, pero también de un plato venido de Oriente y que se ha convertido en una de las estrellas cuando ya empiezan a bajar las temperaturas: se trata del ramen. Pero, ¿cuáles son las claves que han hecho que esta receta oriental se haya puesto tan de moda? Para entresacar las razones de su éxito, hablamos con la buena gente de Ramen Shifu, que cuentan con tres locales en Madrid donde uno puede deleitarse con este plato.

El yasai ramen de Shifu.

Popular en Japón, pero de origen chino. La palabra ramen designa a los fideos de trigo al estilo chino, aunque es su popularidad en Japón la que ha hecho que, en los últimos años, se extienda por todo el mundo.

La clave, el caldo. “Es uno de los secretos, aunque no el único, de un buen ramen. En Ramen Shifu preparamos un caldo casero, elaborado a base de huesos de diferentes animales, lo que le aporta mucho sabor al plato y es gran parte de su éxito”, explican desde el restaurante oriental.

Sabroso… y trabajoso. Si hay algo que caracteriza al ramen es que no es un plato que se haga en cinco minutos. En Ramen Shifu nos explican el laborioso proceso por el que se llega al resultado final: “Una vez que se tiene el caldo casero, se cuecen los tallarines en el agua hirviendo y, mientras tanto, se tomas un cuenco y se disuelve la salsa en el caldo base. Cuando estén listos los tallarines, los escurrimos bien y los vertemos en el cuenco con la salsa disuelta y añadimos los toppings al gusto”.

Ramen con kimchi.

No todas las combinaciones funcionan. “Cuando el caldo es de carne, se utilizan cebolla, puerros, zanahoria, nabo…alimentos que crecen bajo tierra, fundamentalmente. Si es de pescado, además de estos, le añadimos otras hortalizas como pimientos, que le aportan mucho sabor”, recuerdan en Ramen Shifu.

Un buen ramen no lo es si le faltan… “el pak choi, el cebollino y el huevo”. Esta es la trilogía de ingredientes que, sí o sí, tienen que estar presentes en un ramen de calidad.

¿Qué es ese ingrediente blanco y rosa en forma de espiral que suelen tener los ramen? Se trata de un narutomaki, una especie de pasta de pescado a la que se le da esa forma. Como el surimi al que estamos acostumbrados, pero con una pinta más graciosa.

Ramen de pato con narutomaki.

Con palillos y un cacito de madera. Así se debe comer un ramen. Toca olvidarse, por tanto, de la cuchara occidental o de cualquier otro utensilio. Si queremos parecer del mismísimo Tokio, toca darse maña con los palillos para coger los fideos.

El ramen puede ser cañero. Un plato calentito y rico, pero que también puede tener carácter. En Ramen Shifu cuentan con dos especialidades picantes en carta: Infierno Ramen y Tan-Tan Ramen. Para hacer frente a los rigores del frío con un punch extra.

 

Un plato completo. Aunque esté de moda, en Ramen Shifu explican que sería un plato recomendado por nuestra propia abuela.Es ‘healthy’ muy completo y nutritivo y con una relación calidad-precio excelente”. Efectivamente, si vamos ingrediente por ingrediente, nos damos cuenta de que aquí hay un caldo sustancioso, proteína animal, vegetales, huevo… ¿Qué más necesita para triunfar?