Tocayas, influencers y millonarias: la amistad inseparable entre María Pombo y María F. Rubies

Madrileñas, casí llegando a la treintena, ambientes comunes y la misma profesión, la de contar su realidad, bastante alejada de la del resto de los mortales en las redes. Pombo, la reina de lnstagram, 26 años, 2 millones de seguidores. Fernandez Rubies, 30 años, más de 700000. Una, tataranieta de la escritora Concha Espina y de padres dedicados a la publicidad, la otra hija de banqueros. Un ambiente desahogado y estudios superiores (Pombo, Turismo y Protocolo, F. Rubíes, ADE y máster de moda y lujo) en el que han conseguido hacer de su afición, ser influencer, su profesión.

Amigas que casi a la vez abrieron su cuenta de Instagram. Pombo en 2012, F.Rubies en 2013. La primera María lo hizo casi como un juego, y gracias a las redes supimos de su primera historia de amor fallida con el futbolista Álvaro Morata. La segunda se hizo de Instagram para mostrar su vida durante los meses de Erasmus en Linköping, Suecia. Luego, de rebote, comenzó a trabajar para diferentes firmas de moda…Y al final las dos han acabado siendo las reinas de las redes, compartiendo incluso agencia de influencers, Soy Olivia. Un ejército de empleados las sigue en cada momento de su vida. De hecho María Pombo ha confesado que su equipo lo forman al menos 16 personas.

En el duro mundo de ser it girls, ellas han ganado, dicen, por su naturalidad. Y ganan bastante: al menos 4000 euros por post patrocinado, afirma Pombo, hasta 8000 si se acompaña de una story. Fernández Rubies, menos porque les separan más de un millón de seguidores. Pero no hay evento en el que las firmas de moda no se fijen para que lleven y muestren sus últimas novedades. En el caso de Pombo, hasta ha creado sus propias firmas.

Y como buenas amigas, su vida ha sido muy parecida. Se casaron con un año de diferencia con sus novios odontólogo y constructor, las dos se quedan en estado de buena esperanza casi a la vez… Y en el verano de 2020, en una entrevista a María F. Rubies se le escapa que el sexo del bebé que espera María Pombo antes de que esta publicara la exclusiva. Las dos han dicho que ese no fue el motivo de su distanciamiento, pero desde ese momento su relación no fue la misma, y sus fans lo notaron. Ellas afirmaban que su amistad no pasaba por su mejor momento.

Pero después de la tempestad, o el fin del confinamiento, llegó la calma, sus respectivos retoños, Nico y Martín y la reconciliación. Son amigas, son vecinas y hasta el marido de María Pombo es quien construyó el hogar de la familia de Fernández Rubíes…

Una amistad que se sigue sellando con detalles como las vacaciones de 3 días que disfrutaron en Ibiza, acompañadas de la hermana de Pombo y otras colegas influencers, dejando a los bebés en los brazos de sus maridos. 72 horas de barco, fiesta, moda, accesorios… Pues que viva la amistad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente