Tiroteo de Uvalde: determinan graves "fallas sistémicas" en la reacción de la Policía

·7 min de lectura
© Jae C. Hong / AP

El informe de una investigación de los legisladores de Texas determinó “fallas sistémicas” y “enormes errores” de la Policía local, estatal y federal durante el tiroteo en la escuela Robb, en Uvalde, Texas, donde murieron 19 niños y dos maestras el pasado 24 de mayo. Según la pesquisa, la falta de un liderazgo claro y el accionar sin urgencia contribuyeron al número de fallecidos.

Una escena caótica marcada por graves errores de la fuerza pública contribuyeron al número de víctimas en el tiroteo de Uvalde, Texas, en el que murieron 21 personas. Así lo concluyó una investigación de la Cámara de Representantes de ese estado.

"Aparte del atacante, el Comité no encontró ningún 'villano' en el curso de su investigación (…) En cambio, encontramos fallas sistémicas y una mala toma de decisiones atroz", indicó el documento.

La indagación expone diversas negligencias.

1. Nadie asumió el mando de la operación

Según el informe de 77 páginas, pocos minutos después de iniciar el tiroteo, al lugar acudieron 376 agentes, entre policías estatales, locales, alguaciles e incluso 149 agentes de la Patrulla Fronteriza, ya que la ciudad se encuentra a pocos kilómetros de México. Pero ninguno de ellos intervino rápidamente para detener la masacre.

Los uniformados tardaron más de una hora antes de confrontar y dar de baja al agresor: Salvador Ramos, de 18 años.

¿La razón? De acuerdo con el reporte, "los agentes de la ley no se adhirieron a su entrenamiento de tirador activo y no priorizaron salvar las vidas de víctimas inocentes sobre su propia seguridad".

Varios oficiales entrevistados por el comité explicaron que no sabían quién estaba al mando de la operación, mientras que otros indicaron que el jefe de la Policía del distrito escolar, Pete Arredondo, estaba a cargo.

No obstante, el reporte destaca que ante la falta de respuesta o coordinación por parte de Arredondo, tampoco ninguna otra autoridad se ofreció a liderar la respuesta de la balacera. Ni si quiera los agentes federales o estatales, que según los investigadores, estaban mejor preparados que la fuerza local para actuar ante ese tipo de incidentes violentos.

"A pesar de una evidente atmósfera de caos, los oficiales de alto rango de otras agencias que respondieron no se acercaron (a Arredondo) ni a ninguna otra persona que se percibiera como al mando para señalar la falta y la necesidad de un puesto de mando, u ofrecer esa asistencia específica", subrayó la indagación.

Un video publicado el pasado 12 de julio por el periódico ‘Austin American-Statesman’ respalda esa línea de la investigación, pues mostró que los agentes se refugiaron en un pasillo durante 77 minutos antes de irrumpir en las dos aulas agredidas e intercambiar disparos con el atacante.

El vacío de liderazgo podría haber contribuido a la pérdida de vidas

Otro video de la cámara corporal del sargento Eduardo Canales, jefe del equipo SWAT de la ciudad, mostró al oficial acercándose a los salones de clase cuando sonaron los disparos a las 11:37 a.m.

Un minuto después, Canales dijo: “Amigo, tenemos que entrar ahí. Tenemos que entrar allí, él sigue disparando. Tenemos que entrar allí. Se podía escuchar a otro oficial diciendo “DPS está enviando a su gente”.

Finalmente, 72 minutos después, a las 12:50 p.m., agentes de la Patrulla Fronteriza irrumpieron en las aulas y abatieron al tirador sin pedir autorización a Arredondo, pero para entonces ya era tarde para las vidas que podrían haber sido salvadas, destaca la indagación.

"El vacío de liderazgo podría haber contribuido a la pérdida de vidas, ya que las víctimas heridas esperaron más de una hora para recibir ayuda, y el atacante continuó disparando esporádicamente su arma".

2. Las desesperadas llamadas de niños al 911 no obtuvieron una respuesta coordinada

Otro de los graves errores que destacan los legisladores a cargo de la pesquisa apunta a que los niños dentro de las aulas donde ocurrió el asesinato múltiple llamaron al 911 en al menos seis ocasiones y pidieron ayuda.

Todo mientras los agentes se encontraban en el pasillo próximo donde estaban atrapados con su atacante.

Sin embargo, nadie se aseguró de que los socorristas que tomaban decisiones clave dentro de la edificación supieran sobre esas llamadas de emergencia o "recibieran información de que los estudiantes y maestros habían sobrevivido al estallido inicial de tiroteo".

“Nadie al mando analizó esta información para reconocer que el atacante estaba impidiendo que las víctimas gravemente heridas obtuvieran atención médica”, resaltó el reporte.

3. La espera de una llave maestra que no habría sido necesaria

La indagación subraya que Arredondo trató de encontrar una llave maestra para abrir las aulas.

También lo hizo el comandante de un equipo táctico de la Patrulla Fronteriza que esperó tanto por un escudo antibalas como por una llave maestra. Pero quizás ni siquiera habría sido necesario para entrar, ya que nadie revisó primero si en efecto las puertas estaban cerradas, concluye el informe.

"Es asqueroso (…) Son cobardes”, dijo Michael Brown, cuyo hijo de nueve años estaba en la cafetería de la escuela el día del tiroteo y sobrevivió.

Por su parte, el legislador demócrata Joe Moody, que formó parte del comité de investigación, aseguró que las fallas masivas en la aplicación de la ley en Uvalde son una dolorosa realidad.

"Es difícil escuchar que hubo múltiples fallas sistémicas porque queremos decirnos a nosotros mismos que los sistemas funcionan (…) Queremos decirnos a nosotros mismos que esto no volverá a suceder. Eso simplemente no es cierto", sentenció Moody.

4. Vigilancia “relajada” en la escuela

El informe también encontró que había una "vigilancia relajada" en el campus de la escuela debido que pese a la frecuencia con la que se emitían alertas de seguridad, como resultado de confrontaciones policiales cercanas con traficantes de personas que transportaban inmigrantes indocumentados, estas medidas no estaban siendo aplicadas en el centro educativo.

El comité halló que el personal de la escuela primaria Robb solía dejar las puertas del centro abiertas por la escasez de llaves para todos los maestros.

Había una "cultura lamentable de incumplimiento por parte del personal escolar" cuando se trataba de dejar las puertas exteriores e interiores sin llave o abiertas. El pistolero ingresó fácilmente a la escuela a través de una puerta abierta.

La valla exterior de cinco pies de altura alrededor de la escuela tampoco era suficiente para impedir el paso del atacante.

¿Qué viene después de las investigaciones?

Los hallazgos tuvieron al menos un efecto inmediato: el teniente Mariano Pargas, oficial del Departamento de Policía de Uvalde que era el jefe interino de la Policía de la ciudad durante la masacre, fue puesto en licencia administrativa.

El alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, aseguró que se iniciaría una investigación para determinar si Pargas debería haber tomado el mando de la escena. También reveló por primera vez que algunos oficiales habían dejado la institución desde el tiroteo, pero no proporcionó un número exacto.

El representante Dustin Burrows, un republicano que también encabezó el comité, sostuvo en una conferencia de prensa el domingo 17 de julio que el objetivo de la investigación es proporcionar una base de hechos para que los legisladores puedan realizar cambios de política en el futuro, con el fin de hacer que las escuelas sean más seguras.

Burrows remarcó que el alcance de la indagación de los legisladores no profundizó exactamente en la responsabilidad individual de los agentes, por lo que una mayor investigación para determinarlo debe quedar en manos de otras agencias.

“Si alguien no cumplió con su entrenamiento, si alguien sabía que había víctimas que estaban siendo asesinadas o muriendo y no hizo más, creo que esas agencias tendrán que encontrar la responsabilidad de esos oficiales”, aseveró Burrows.

Esta es la primera vez que se señalan errores por parte de autoridades estatales y federales, ya que hasta ahora las pesquisas habían señalado al jefe de la policía del distrito escolar, Pete Arredondo, como responsable por la tardanza de los agentes a la hora de irrumpir en el aula.

El comité investigador concluyó que hubo "un enfoque general indiferente" por parte de las autoridades.

Con Reuters, AP, EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente