Los 7 tipo de personalidades financieras y cómo maneja el dinero cada una: ¿cuál tienes tú?

·3 min de lectura
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Cuando hablamos de hábitos financieros, a menudo pasamos por alto que cada persona tiene un enfoque y respuestas emocionales diferentes ante el dinero.

Ken Honda, experto en la psicología del dinero y el autor del libro "Dinero feliz: el arte japonés de hacer las paces con su dinero”, ha reflexionado mucho sobre cómo la personalidad influye en el manejo del dinero, y ha establecido siete tipos diferentes de individuos dependiendo de ello. 

Aquí te dejamos los puntos claves que definen a cada una de ellas: 

1. El ahorrador compulsivo

  • Este tipo de persona está obsesionada con ahorrar dinero, a veces sin un objetivo final real en mente, porque es una forma de sentirse más seguro en la vida.

  • Suelen ser muy frugales, y a menudo son consultadas por parientes y amigos sobre la compañía más barata para tal o más cual servicio. Sí, esos mismos amigos y parientes que susurran a sus espaldas que es un tacaño o tacaña.

  • Algunos ahorradores compulsivos tienen tanto miedo de perder dinero que pasan toda su vida sin gastar nada de lo que tanto trabajaron para ahorrar, y algunos incluso ni toman vacaciones para no ver disminuir sus cuentas.

2. El derrochador compulsivo

  • Este es el extremo opuesto: el tipo de personas suele gastar dinero en cosas que no necesitan. A menudo tienen una personalidad extrovertida y les encanta regalar, a veces sin ningún motivo en particular.

  • Cuando se siente angustiado su solución es gastar, especialmente para obtener gratificación inmediata.

  • Incluso si están endeudados, los derrochadores siguen yendo de compras y a veces intentan ocultar grandes gastos a amigos y familiares. En casos extremos, pueden correr el riesgo de quebrar si constantemente gastan más de lo que ganan.

3. El obsesionado con hacer dinero

  • Este tipo de persona cree que ganar más dinero es el secreto de la felicidad y por tanto convierte el dinero en el objetivo de su vida. Le resulta placentera aprobación y el reconocimiento de otras personas a su éxito financiero.

  • Con frecuencia descuidan relaciones personales importantes para priorizar el crecimiento de su riqueza, como por ejemplo trabajar los fines de semana en lugar de pasar tiempo con sus seres queridos.

También te puede interesar:

¿Cómo manejas tu dinero? Foto: Getty Images.
¿Cómo manejas tu dinero? Foto: Getty Images.

4. El indiferente al dinero

  • Este tipo de individuo rara vez piensan en dinero, y la simple idea de crear un presupuesto les molesta. En algunos casos, creen que hablar de dinero es intrínsecamente algo inmoral.

  • También creen firmemente que el dinero no debería influir en las decisiones importantes de la vida.

  • Aunque podría pensarse que esta es una actitud saludable, si estas personas descuidan sus finanzas o no se hacen responsables totalmente (por ejemplo, si dependen de una pareja o cónyuge para que haga el trabajo por ellos) pueden resultar muy dañinas para sus seres queridos.

5. El derrochador de ahorros

  • Comienza ahorrando mucho dinero, pero luego cede a impulsos de gasto. Cuando usa sus ahorros, puede gastar en cosas que no necesita o que rara vez usará.

  • Al igual que los derrochadores compulsivos, los derrochadores de sus ahorros rara vez piensan en lo que están gastando cuando deciden derrochar.

6. El jugador

  • Estas personas aman la emoción del riesgo y para ellas la promesa de recompensa es un placer en sí mismo. Pero la realidad es que los jugadores pueden disfrutar lo mismo ganancias inesperadas y repentinas que pérdidas devastadoras, y estas últimas son más frecuentes.

  • El problema es que cuando se convierten en jugadores compulsivos pueden arruinarse y arrastrar a sus seres queridos con ellos a un abismo de pérdidas financieras difíciles de recuperar.

7. El preocupado

  • Este tipo de persona está constantemente preocupada ante la posibilidad de perder dinero en cualquier momento y carece de confianza en sus habilidades para lograr libertad financiera. Con frecuencia se obsesiona con lo que le sucederá si se queda sin dinero.

  • Lamentablemente tienen que lidiar constantemente con la preocupación y la ansiedad y no pueden disfrutar de la felicidad presente.