Tipo cambio fijo del dólar debe defenderse: Candidato de Bolivia

Matthew Bristow
·4 min de lectura

(Bloomberg) -- Bolivia no puede darse el lujo de arriesgarse a un caos financiero alterando su tipo de cambio fijo de 12 años, dijo Carlos Mesa, uno de los principales candidatos para ser el próximo presidente de la nación.

Mesa se comprometió a defender el valor del boliviano y señaló que el banco central todavía tiene suficientes reservas para evitar una devaluación de su nivel actual de alrededor de siete por dólar, donde se ha mantenido desde 2008.

“En un momento como este, en el que estamos atravesando una crisis de salud y económica tan compleja, cualquier decisión de modificar el tipo de cambio sería una decisión irresponsable”, indicó Mesa en una entrevista. “Las reservas no están en el lugar ideal, pero tampoco están en un lugar de desastre”.

El banco central ha gastado más de la mitad de sus reservas en los últimos cinco años para evitar que la moneda se debilite, lo que ha llevado a algunos analistas a anticipar un día de ajuste de cuentas después de que el próximo Gobierno asuma el poder en diciembre.

Mesa, quien fue presidente del país entre 2003 y 2005, dice que eso no tiene que suceder. Dado que en los últimos meses las reservas se han estabilizado en alrededor de US$6.500 millones, el país andino tiene suficiente capacidad financiera para soportar la moneda en su nivel actual, sostuvo.En las elecciones de octubre pasado, Mesa quedó en segundo lugar tras el titular socialista Evo Morales, pero la oposición alegó fraude y Morales huyó del país en medio de violentas protestas después de perder el apoyo de los militares. Bolivia ha estado sin un líder electo desde entonces, y las elecciones para reemplazar a Morales se han pospuesto dos veces debido a la pandemia de coronavirus.La primera vuelta de los comicios para elegir presidente y miembros del Congreso está programada para el 18 de octubre, con una posible segunda vuelta el 29 de noviembre. Una encuesta publicada el mes pasado por el periódico Página Siete reveló que Mesa tiene 20% de apoyo, lo que se compara con el 24% para Luis Arce, exministro de Economía de Morales. La presidenta Jeanine Áñez, senadora que asumió el poder tras la renuncia de Morales, quedó en tercer lugar.

Mesa dijo que, si gana, intentará formar una alianza gobernante en el Congreso con otros grupos que se han opuesto a Morales durante sus 14 años en el poder.Tanto Morales como Áñez pospusieron la políticamente difícil decisión de ajustar la moneda, pero el próximo Gobierno probablemente deberá hacer de tripas corazón a medida que crezca la presión sobre el tipo de cambio fijo, según la analista de Grupo Eurasia Risa Grais-Targow.

Las reservas de Bolivia “ya no brindan una amplia protección para el tipo de cambio fijo frente a las crisis”, dijo la semana pasada el analista de Fitch Ratings Todd Martínez en un correo electrónico. Esto significa que “también podría ser necesario un importante endeudamiento externo o restricciones de divisas”, señaló.

Capital extranjero

Mesa, experiodista de 66 años que estudió literatura en Madrid, dijo que quiere atraer capital extranjero a los sectores de energía y minería de Bolivia. Sin embargo, el país no está en condiciones de cambiar su sistema de regalías, agregó, ya que eso está en la Constitución, y algunas regiones del país dependen de los ingresos que generan esos sectores. Pero el Gobierno puede ajustar el sistema legal para hacerlo más favorable a los inversionistas, indicó.

“Tenemos que generar seguridad jurídica, cambiar el sistema judicial, tenemos que barrer el sistema judicial totalmente corrupto y partidista”, sostuvo.Mesa dijo que el Gobierno de transición de Áñez “no nos da cifras adecuadas ni transparentes” sobre cuánto está gastando en su respuesta a la crisis provocada por el covid-19 y cómo lo está financiando. Mesa dijo que los bolivianos viven en un “agujero negro de información” y que teme que, si logra asumir el cargo, pueda encontrar una situación diferente a la que actualmente indican los datos.

El país, que tiene 11 millones de habitantes, ha tenido más de 80.000 casos confirmados de la enfermedad, incluida la propia Áñez.

Bolivia, uno de los países más pobres de América, se dirige este año a su mayor crisis desde la década de 1980. Sin embargo, se proyecta que a vecinos como Brasil, Perú y Chile les irá aún peor que la contracción de 2,9% de Bolivia, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

Nota Original:Dollar Peg Can and Must Be Defended, Says Bolivia Candidate

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.