Tillerson exigirá a los aliados de la Otan que gasten más en defensa

Por Nicolas REVISE, avec Alix RIJCKAERT à Bruxelles
1 / 2
El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, a su llegada a una reunión con homólogos europeos en el Departamento de Estado de Washington, el 28 de marzo de 2017

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, exigirá el viernes en la OTAN que los aliados europeos mejoren su contribución en defensa, en un contexto de preocupación sobre el compromiso del presidente del país, Donald Trump, con la seguridad del viejo continente.

El día anterior a esta reunión de ministros de Relaciones Exteriores de 28 países de la Alianza Atlántica en Bruselas, Tillerson visitará Turquía, otro miembro clave de la OTAN, para cerrar filas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la lucha contra los yihadistas en Siria.

Tillerson causó consternación la semana pasada entre los aliados europeos de Washington precisamente cuando su oficina anunció que no iba a concurrir al encuentro inicialmente previsto para el 5 y 6 de abril, debido a una posible visita del presidente chino, Xi Jinping, a Estados Unidos.

Ante el malestar provocado por la eventual ausencia de un ministro de un país fundador de la Otan, hubo que convencer a los otros 27 países miembros de adelantar la reunión al 31 de marzo, con el fin de que el jefe de la diplomacia estadounidense pudiera asistir a su primera reunión con la organización.

El objetivo de la reunión es preparar la cumbre de la OTAN del 25 de mayo en Bruselas, la primera para Trump, quien se reunirá con los aliados que están preocupados por sus declaraciones sobre un "maravilloso" Brexit y una OTAN que calificó de "obsoleta".

El multimillonario fue elegido con un programa de política exterior considerado aislacionista. Trump, de todas formas, cuestionó ese calificativo durante una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, el 17 de marzo en la Casa Blanca.

En Twitter, Trump ha acusado a Berlín de deber "enormes sumas de dinero" a la OTAN y a Estados Unidos.

En febrero, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y el ministro de Defensa, James Mattis, elogiaron la "fuerza" del vínculo transatlántico. "Dijeron claramente que Estados Unidos seguirá jugando su rol para asegurar a la OTAN las capacidades necesarias para nuestra defensa común y nuestra disuasión", subrayó el martes un diplomático del departamento de Estado.

- No más -

Sin embargo, "el presidente fue muy claro y su secretario de Estado lo reafirmará el viernes: Estados Unidos no puede mantener más una parte desproporcionada de los gastos de defensa y disuasión de la OTAN", advirtió este funcionario.

La primera potencia mundial del mundo, con un presupuesto anual que Trump quiere elevar a 639.000 millones de dólares, asegura el 68% de los gastos acumulados de los 28 estados de la OTAN.

Incluso antes de la llegada de Trump al poder, Estados Unidos ya se quejaba de una desigualdad en los gastos respecto a sus aliados europeos.

Trump espera que sus aliados mejoren su contribución en defensa hasta llegar al nivel que se ha acordado en el seno de la Alianza Atlántica.

En 2014, ésta había fijado como objetivo que cada país miembro llegue a tener un gasto de defensa equivalente al 2% de su PIB en el curso de la próxima década. Hasta ahora, de los 28 miembros de la OTAN solamente cumplen con este objetivo Estados Unidos, Reino Unido, Polonia, Grecia y Estonia.

En ese sentido, "es fundamental que los aliados cumplan con sus compromisos de las últimas dos cumbres", dijo una fuente del Departamento de Estado, que declaró bajo condición de anonimato.

Tillerson va a "presionar muy fuerte para que los aliados renueven su compromiso al incrementar sus recursos al gasto en defensa de la OTAN", añadió.

Sin embargo, no dijo nada respecto a la decisión que tomará Estados Unidos en caso de que en los próximos años no se haya cumplido con el objetivo del 2%.

La Alianza Atlántica, fundada en 1949 por una decena de países occidentales, discutirá también sobre Rusia y Ucrania.

El jueves se realizarán consultas entre embajadores en el marco del Consejo OTAN-Rusia, una instancia de diálogo creada en 2002 pero suspendida desde 2014, tras la anexión de la península ucraniana de Crimea a Rusia y el conflicto armado entre Kiev y rebeldes prorrusos en el este de Ucrania.

- Diálogo OTAN-Rusia -

En esa época, la alianza congeló su cooperación civil y militar con Moscú, pero hace casi un año el Consejo OTAN-Rusia se reactivó con el fin de reanudar un diálogo político.

Tillerson, cercano al presidente ruso, Vladimir Putin, cuando trabajaba para ExxonMobil en 2014, "discutirá con sus aliados sobre nuestro compromiso por reforzar la seguridad en el este de Ucrania y sobre la necesidad de la OTAN de continuar presionando a Rusia para que deje de agredir a sus vecinos y respete los acuerdos (de paz) de Minsk", comentó el jefe del departamento de Estado.

El diplomático estadounidense tiene previsto reunirse con su homólogo ucraniano Pavlo Klimkine en el seno de una comisión OTAN-Ucrania para reafirmar el apoyo de la alianza a Kiev.

Antes de asistir a la reunión de Bruselas, Tillerson se reunirá en Ankara con el presidente Erdogan para conversar sobre la guerra en Siria.

Los aliados trucos y estadounidenses están en desacuerdo sobre el rol de las milicias kurdas -en la coalición árabe-turca- en la reconquista de Raqa, feudo del grupo Estado Islámico.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines