Tijanóvskaya: endurecer las sanciones no aumentará el sufrimiento de bielorrusos

·3 min de lectura

Riga, 31 may (EFE).- El pueblo de Bielorrusia está dispuesto a una larga lucha para lograr elecciones limpias y libres y aceptará sanciones más duras incluso si afectan a su vida diaria, dijo este lunes en Estonia la líder de la oposición Svetlana Tijanóvskaya, exiliada en Lituania.

Tijanóvskaya compareció ante la prensa junto con la presidenta estonia, Kersti Kaljulaid, y declaró que la ampliación de las sanciones contra el régimen bielorruso podría ser aceptable "porque la gente ya está sufriendo, tiene miedo de salir a la calle, tiene miedo en sus casas".

Tras el desvío de un avión comercial el pasado 23 de mayo hacia Minsk para detener a Roman Protasevich, un periodista disidente, la Unión Europea (UE) ha manifestado que las sanciones contra Bielorrusia afectarían a sectores económicos vinculados con el líder del país, Aleksander Lukashenko.

Entre ellos destacan los intereses en la industria de potasa y Estados Unidos está considerando aplicar sanciones que afectarían a los sectores petroquímico, fertilizantes y otros.

"Lukashenko ha llevado a Bielorrusia al camino de la autodestrucción para alcanzar su gloria y poder personal. Su régimen es ahora una amenaza a la seguridad regional y europea", agregó la líder opositora.

Tijanóvskaya, que disputó el pasado agosto las elecciones presidenciales contra Lukashenko, dijo que el desvío del avión de Ryanair que volaba de Atenas a Vilna para detener a Protasevich y a su novia rusa quebró un período de escasa atención a los asuntos en Bielorrusia por parte de la comunidad internacional.

Desde diciembre, la atención se ha centrado en otros asuntos, lo que ha creado un "clima de impunidad" que ha permitido a Lukashenko secuestrar un avión y detener a un bloguero y periodista, dijo Tijanóvskaya.

"Los abogados han podido visitar a Roman y está claro que le golpearon y torturaron y tienen que liberarle, pero también tienen que poner en libertad a cientos de otros presos políticos", dijo a los medios.

Preguntada sobre posibles futuras protestas, Tijanóvskaya dijo que las expresiones de rechazo, incluida una huelga general, "aumentarán cuando la gente esté lista" pero agregó que "uno puede imaginarse el nivel de represión en Bielorrusia".

La líder opositora dijo que no está preocupada por que las sanciones y las protestas hagan que Lukashenko se acerque más a Rusia o que incluso Moscú se anexione el país.

"El nivel de dependencia del Kremlin ya es alto y el pueblo de Bielorrusia luchará por mantener su independencia", estimó Tijanóvskaya.

Si visita a Estonia, el único país báltico que no comparte frontera con Bielorrusia, se produce después de que Lukashenko se encontrara con el presidente ruso, Vladímir Putin, en Sochi el pasado fin de semana.

La líder opositora, con formación de profesora de inglés, se exilió en Lituania el pasado agosto.

Preguntada por si podría haber sido objeto de un intento de secuestro cuando voló sobre Bielorrusia hacia Lituania, declinó especular pero dijo que el incidente de Ryanair mostró que los disidentes bielorrusos no están seguros en ningún lugar de Europa. EFE

jkz/jam/fp

(c) Agencia EFE