El tiempo estable y las temperaturas suaves se mantendrán el fin de semana

Una mujer camina por el parque de Olarizu, en Vitoria, el pasado miércoles. EFE

Madrid, 7 dic (EFE).- El tiempo estable, con cielo despejado o poco nuboso en la mayor parte de España, y las temperaturas suaves, con máximas de hasta 20 grados y mínimas en valores positivos, se mantendrán durante este fin de semana, en el que lo más significativo serán las brumas y nieblas matinales en el interior peninsular.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene para este viernes el aviso amarillo (riesgo) por nieblas en Badajoz, Huesca y Lleida y lo extiende mañana a Valladolid y Zamora, además de activar avisos por viento y fenómenos costeros en el Cantábrico, litorales de Girona y Tarragona y en Menorca.

Según informa la Aemet, el sábado es probable que se produzca alguna precipitación débil en Galicia, Cantábrico oriental y norte de Navarra, así como en puntos del litoral catalán y norte de Baleares.

Las temperaturas podrían descender ligeramente aunque se alcanzarán los 20 grados en puntos del litoral mediterráneo, como Alicante, Almería, Granada, Málaga, Murcia y Valencia, y las mínimas no bajarán de los 10 grados en A Coruña, Alicante, Almería, Barcelona, Cádiz, Málaga, Santander o San Sebastián.

En Canarias, los termómetros oscilarán entre los 24 grados de máxima y los 18 de mínima, y en el archipiélago balear variarán entre los 16 grados de máxima y los 9 de mínima.

El domingo aumentará la probabilidad de precipitaciones en el Cantábrico oriental, que podrán extenderse también al Pirineo occidental. Los termómetros iniciarán un significativo ascenso, hasta los 23 grados de máxima en el litoral levantino.

La semana comenzará con tiempo estable en casi todas las zonas, con alguna probabilidad de precipitaciones en Baleares, Cantábrico oriental, norte de Navarra y Pirineo occidental, aunque las temperaturas bajarán de forma generalizada.

La entrada de un frente atlántico por Galicia la tarde del martes propiciará un aumento de la inestabilidad, con precipitaciones que a lo largo de la semana se extenderán al resto de la vertiente atlántica y apenas afectarán al resto del país.

Las nieblas desaparecerán y las temperaturas iniciarán un descenso paulatino hasta alcanzar valores más normales para la época del año, con heladas matinales en la meseta norte y en las montañas de la mitad norte.